El exalcalde de Las Rozas declara durante 45 minutos por la Ciudad del Fútbol

Bonifacio de Santiago

madrid

| 07.05.2014 - 10:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

"Lo que tenía que decir se lo he expuesto al juez", ha señalado el exalcalde de Las Rozas, Bonifacio de Santiago, tras declarar durante 45 minutos como imputado por prevaricación al no ejecutar un fallo para que la Real Federación Española de Fútbol devolviera al Ayuntamiento terrenos de la Ciudad del Fútbol.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha admitido a trámite la querella de la Fiscalía por presuntos delitos de desobediencia y prevaricación por las reiteradas decisiones que se adoptaron en las juntas locales para no ejecutar una resolución de este mismo tribunal de 2007 sobre la devolución de los citados terrenos.

La resolución del TSJM confirmaba una sentencia que obligaba a la Real Federación Española de Fútbol a devolver al Ayuntamiento de Las Rozas el espacio de casi 115.000 metros cuadrados que ocupa la actual sede de la Ciudad del Fútbol.

De Santiago ha llegado a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, acompañado de los concejales de Innovación, Francisco Javier Espadas, y de Deportes, Antonio Garde, también citados como imputados.

SE NIEGA A RESPONDER A LA PRENSA

"Lo que tenía que decir se lo he manifestado al juez y no le voy a contestar nada más, o sea, que no se moleste", se ha limitado a contestar a las preguntas de una periodista el diputado de la Asamblea de Madrid y exalcalde de Las Rozas, tras prestar declaración durante aproximadamente 45 minutos ante la magistrada instructora del caso, Susana Polo.

Tanto a la entrada como a la salida del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Bonifacio de Santiago ha rehusado contestar a los informadores que le instaban a dar explicaciones a los madrileños y le preguntaban si volvería a hacer lo mismo.

Para mañana están citados también como imputados el concejal de Hacienda, José Luis Álvarez de Francisco, y tres exediles del equipo de gobierno municipal, Isabel Grañeda Muñoz, Gema Matamoros Martínez y Juan Ramón Ruiz Fernández. El TSJM ha adoptado estos acuerdos después de que el Juzgado número 1 de Majadahonda se inhibiera en favor de este tribunal al ser Bonifacio de Santiago diputado de la Asamblea de Madrid.

El citado Juzgado de Majadahonda había admitido en noviembre del año pasado a trámite la querella de la Fiscalía contra Bonifacio de Santiago y el resto de su equipo en dos juntas locales.

Estas juntas autorizaron por unanimidad conceder a la Real Federación Española de Fútbol una autorización provisional para emplear la finca conocida como la Ciudad del Fútbol, de titularidad municipal, después de que varias sentencias dictadas a partir de 2004 anulasen el acuerdo de cesión de los terrenos a la RFEF.

El TSJM había ordenado en julio del año pasado al Ayuntamiento la ejecución de una sentencia de 2007 que confirmó la ilegalidad de la cesión de suelo público efectuada en 1998 a la RFEF. A raíz del fallo de 2007 que hacía firme una sentencia anterior de 2004, en junio de 2008 el Ayuntamiento otorgó una concesión administrativa a la RFEF, que según expuso en julio el TSJM "pretende burlar lo ordenado en sentencia firme".

Antes, en 2004, el Tribunal Supremo había anulado definitivamente la donación de la parcela y ordenado la devolución de la titularidad del suelo al Ayuntamiento. La cesión del suelo fue aprobada por el Ejecutivo del entonces alcalde Bonifacio de Santiago en un pleno municipal celebrado en 1998, con los votos en contra del PSOE e IU.

Ambos partidos denunciaron entonces que la operación era contraria a la ley porque los terrenos estaban calificados en el Plan de Urbanismo como bienes de dominio público, lo cual impedía su donación a una entidad privada como es la RFEF, cuya actividad no está orientada al uso y servicio de los vecinos.