Prisión sin fianza para el conductor que mató de un puñetazo a un anciano

Sobre el acusado pesa la imputación inicial de homicidio doloso

Declara ante el juez que únicamente le empujó

Se niega a identificar a la mujer que le acompañaba

"No ha destrozado la vida", aseguran las hijas del fallecido

"Mi padre se debería haber muerto de viejo, no así", sostiene el hijo

madrid

| 24.05.2017 - 10:55 h

El juez ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el joven de 18 años que ayer mató a un hombre de 81 al darle un puñetazo después de que el anciano le recriminara que conducía muy rápido cuando cruzaba por un paso de peatones en Torrejón de Ardoz (Madrid). Sobre el acusado pesa la imputación inicial de homicidio doloso.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) han informado de la decisión del titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Torrejón de Ardoz (Madrid), que coincide con la petición de la Fiscalía.

El joven pasó hoy a disposición judicial después de entregarse a la Policía ayer por la tarde, horas después de que supiera que estaba siendo buscado.

El conductor acusado de matar al anciano ha declarado este miércoles ante el juez que únicamente le empujó después de que el hombre le amenazara con darle con su bastón en el transcurso de una discusión de tráfico por ír conduciendo demasiado rápido, algo que ha reconocido, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Así lo ha manifestado durante su declaración ante el juez de Instrucción número 3 de Valdemoro tras pasar a disposición judicial esta mañana. En la comparecencia, el fiscal ha solicitado su ingreso en prisión por un delito de homicidio, han informado fuentes fiscales.

En su declaración, el hombre ha admitido que iba conduciendo "un poco deprisa" y ha negado que le pegara un puñetazo, sino que solamente le empujó. Y lo hizo después de que el anciano le amenazara con pegarle con su bastón. Además, se ha negado a dar el nombre de la mujer que le acompañaba, alegando que era una prostituta.

Al parecer, el golpe que niega haber dado produjo que el anciano se quedara inconsciente y se golpeara contra el suelo, lo que provocó su muerte, según han precisado las mismas fuentes.

Fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid han indicado que el conductor se entregó ayer en la comisaría del citado municipio en torno a las 17:00 horas, cinco horas después del homicidio doloso que le imputan y de que supiera que estaba siendo buscado.

El suceso ocurrió en la avenida de los Fresnos de la citada localidad, cuando el anciano, residente en la zona, cruzaba por un paso de cebra y recriminó al joven conductor que iba demasiado rápido.

El fallecido golpeó el coche del acusado con su bastón, lo que provocó que saliera del coche y le propinara un puñetazo en la cara. Tras ello, la víctima se cayó y se golpeó contra el suelo.

El conductor volvió a subirse en su coche, un Citroën C3 azul en el que iba con una mujer.

Cuando el Servicio de Urgencia Médica de Madrid (Summa) ha llegado al lugar ha encontrado a la víctima inconsciente y en parada cardiorrespiratoria, de la que han tratado de reanimarle durante treinta minutos, sin éxito, ha precisado Emergencias Comunidad de Madrid 112.

El fallecido será enterrado este jueves en el cementerio de Torrejón de Ardoz.

"MI PADRE DEBERÍA HABERSE MUERTO DE VIEJO, NO ASÍ"

Las hijas del fallecido presentes en la capilla ardiente del Tanatorio donde descansan los restos del anciano reclamaban Justicia. "No ha destrozado la vida", aseguraban refieriendose al conductor que ayer se peleó con su padre, cuando este había salido a comprar unas medicinas para su mujer enferma.

Pors u parte el hijo Ramón, ha mostrado este miércoles su "rabia" por lo ocurrido porque opina que su padre "se debería haber muerto de viejo, no así".

En declaraciones a la cadena Cope ha relatado que tanto él como sus dos hermanos están "en shock, y aún no se creen lo que ha sucedido". "Esto ha sido un palo", ha dicho. Además, ha contado que su padre era un luchador, inmigrante y trabajador de la empresa Pegaso.

Ramón ha manifestado que en estos momentos "está tan desorientado que no sabe lo que espera de la Justicia" y se pregunta si el presunto autor de los hechos, con 18 años, actúa de esa manera contra un anciano de 81 "qué será capaz de hacer".

El hijo del fallecido ha agradecido a la Fuerzas de Seguridad y al Samur la rapidez en su actuación y los esfuerzos que hicieron para reanimar a su padre, "pero no fue posible".

Afirma que su madre, enferma de alzheimer, "cuando tiene momentos de lucidez, que son pocos, pregunta por su padre y no saben que hacer ni que decirle".