El comedor escolar de verano de Torrejón alcanza su máximo de ocupación

madrid

| 20.08.2016 - 14:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

En Torrejón de Ardoz, el comedor escolar de verano no es sólo un comedor. Forma parte de una iniciativa del ayuntamiento cargada de actividades. Este verano pasan por allí 260 niños que pertenecen a las familias mas desfavorecidas del municipio. El consistorio pretende que los más pequeños pasen unas vacaciones aprendiendo y por supuesto disfrutando. Este mes el cartel de completo, al igual que durante el mes de julio, cuando también fueron adjudicadas sus doscientas plazas.

El proyecto, que ofrece una guía pedagógica a los escolares además de garantizarles la manutención durante las vacaciones estivales, se ha demostrado todo un éxito, según el Gobierno municipal, del PP.

A diferencia de otros programas escolares desarrollados durante el verano en la localidad, el que acoge las instalaciones del colegio público Ramón y Cajal está dirigido a menores de entre tres y doce años con el denominador común de pertenecer a familias en una situación de vulnerabilidad por motivos económicos o sociales.

"En el 80% de los casos, son las familias las que solicitan las plazas en el comedor y en otro 20% de los casos son los servicios sociales municipales los que actúan de oficio", ha señalado a Efe el concejal de Bienestar Social, Rubén Martínez.

El comedor abre sus puertas de lunes a viernes, entre las nueve de la mañana y las tres de la tarde, y pretende ser una extensión educativa para el desarrollo y la integración de los menores, frente a otras iniciativas como el denominado 'Colevacaciones', cuyo programa de actividades tiene un enfoque totalmente lúdico, sostiene Martínez.

"Empezando por los menús del comedor, que tienen en cuenta las intolerancias a determinados alimentos de los niños, así como su adaptación según las creencias religiosas, los educadores y trabajadores sociales diseñan las actividades en el citado espacio desde perspectiva de la oportunidad de intervenir durante el verano en la realidad de los asistentes y poder trabajar la educación en valores", añade el edil.

El proyecto fue puesto en marcha en 2014 por el Gobierno del PP con un presupuesto de 78.000 euros, que se ha visto incrementado hasta los 93.000 euros durante el presente ejercicio.