'El búfalo': taxista, con dos hijos y acusado de matar a 'Jimmy'

Veterano ultra, fichado y con amplio historial delictivo

De físico voluminoso, tipo fornido, ha participado en numerosas peleas y reyertas como miembro del Frente Atlético

En el Calderón le tienen 'fichado' al ser uno de los cabecillas del Frente

Entre sus antecedentes figura la agresión a dos periodistas deportivos

Vecinos del taxista detenido por reyerta ultra dicen que no rehuía las peleas

madrid

| 17.12.2014 - 13:46 h
REDACCIÓN

El taxista de Parla, detenido como presunto asesino del ultra de los Riazor Blues, Javier Romero Taboada, alias Jimmy, se llama Ismael López Pérez, tiene 33 años y no cuenta con antecedentes penales, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Ismael López Pérez, casado y con hijos menores, es uno de los dos arrestados a los que se les acusa de un delito de homicidio al considerarles autores materiales de la muerte del radical deportivista que tuvo lugar el pasado 30 de noviembre en la zona de Madrid Río, cerca de donde horas después se iba a disputar el encuentro entre el Atlético de Madrid y el Deportivo de la Coruña.

PODEROSA ANATOMÍA

Lleva al menos dos años registrado como taxista en Parla, según varios directorios web de empresas y autónomos, que sitúan su domicilio social en el norte del municipio. Fuentes policiales explican que Parla es un municipio en el que hay presencia de elementos de extrema derecha (la ideología que profesan los máximos dirigentes del Frente Atlético), concretamente en la zona nueva, al este de la localidad.

El Búfalo, con sus treinta años ya pasados se le considera uno de los cabecillas de la parte más radical del Frente Atlético. Es bastante conocido entre los aficionados que ocupan el fondo sur del Vicente Calderón. No solo por tratarse de un veterano integrante del Frente Atlético, sino por su aspecto físico.

Voluminoso, fornido, de espaldas anchas... Poderosa anatomía para alguien habitual en las peleas que han tenido lugar en las inmediaciones del estadio colchonero a lo largo de los tiempos. Ismael El Búfalo reside en un adosado en Parla junto a su pareja y dos hijos: un niño y una niña menores.

CON ANTECEDENTES

Trabajó en la construcción y actualmente ejerce como taxista. Vive en Parla, está casado y tiene dos hijos. Los seguidores que ocupan el fondo sur del Calderón aseguran que hace tiempo dejó de acudir al estadio y se había desconectado en parte del Frente Atlético. En la década de los noventa formó parte del Ejército español como miembro de la Brigada Paracaidista, según fuentes de la investigación.

Este individuo, sin embargo, tiene numerosos episodios violentos en el ámbito del fútbol. Entre el historial delictivo de El Búfalo figura, según recoge Movimiento contra la Intolerancia, la agresión a dos periodistas deportivos. En abril de 2001 avier Matallanas y José Antonio García –periodistas de Marca por entonces- intervinieron tras los reiterados insultos del ultra a Kiko Narváez, futbolista rojiblanco. El Búfalo les agredió y fue denunciado y condenado con el pago de 30.000 de las antiguas pesetas (180 euros) de multa por el incidente.

SUS VECINOS DICEN QUE NO REHUÍA LAS PELEAS

Vecinos de la calle Lago de Bañolas de Parla, donde reside el taxista detenido como uno de los presuntos autores materiales de la muerte del ultra del Deportivo el pasado 30 de noviembre, lo han definido como "un tipo que no rehuía las peleas", aunque han expresado su "asombro" ante lo ocurrido.

El detenido vive de alquiler con su mujer y sus dos hijos, un niño y una niña de corta edad, en la urbanización Lago Park, una zona residencial de chalets adosados justo a la entrada de Parla y paralela a la carretera de Toledo (A-42).

Esta mañana se respiraba tensión en la calle y algunos cámaras de televisión se encontraban ya apostados a las puertas del domicilio de Ismael desde primera hora. De hecho, uno de los vecinos ha increpado a uno de los cámaras "por no respetar la intimidad de la familia" y ha llegado incluso a amenazar a una de las periodistas.

"Habéis echado a todos. No se ha quedado en la calle ni un alma", comenta a Efe otro vecino, quien asegura no conocer al detenido y que sólo sabía que era "un hombre joven que trabaja como taxista".

Una señora que paseaba a su perro ha explicado que no se le conocía demasiado en el barrio "porque llevaban poco tiempo viviendo aquí, ya que estaban de alquiler", y ha reconocido que ayer se "asustó" por el revuelo generado cuando la Policía llegó a la casa del detenido.

Por lo general la gente prefiere no hablar: "No le conozco, sólo de vista, pero parecía un hombre normal" o "sólo sé lo que he visto en las noticias", son algunas de las respuestas más habituales.

Sin embargo, algunos sí conocían algo más a Ismael, al que apodaban "el Búfalo", y han señalado que pertenecía al Frente Atlético "desde muy jovencito", que era un hombre "que no rehuía las peleas" y que era además aficionado al boxeo, un deporte "que alguna vez ha practicado". "Sabía pegar", ha apostillado esta misma persona, que ha insistido en preservar su anonimato.

Otro vecino ha afirmado que su hija sí conocía al presunto homicida, ya que "había montado más de una vez en su taxi", y ha comentado que cuando vio en las noticias que él era uno de los presuntos asesinos, "no podía creérselo".

"Es un hombre de unos 40 años, que en su momento llevaba la cabeza rapadita, con el pelo muy corto, pero mi hija me comenta que parecía un chico normal. Que cuando le había llevado en el taxi hablaron de que era vecino de Parla y poco más", ha detallado.

Otros han insistido en que se trata de una persona normal, padre de familia y al que era habitual ver por el parque que hay justo enfrente de su calle paseando a su perro y jugando con su hija pequeña. "Cuando ocurre algo de esto, nunca imaginas que te vaya a tocar al lado. Pero si se demuestra que es culpable, que pague, porque no puede haber gente así suelta viviendo a tu lado", ha sentenciado otro vecino de una calle aledaña.