El Ayuntamiento reparará calzadas y aceras en 500 calles de Madrid

Se invertirán 40 millones de euros en los distritos para paliar su falta de conservación

madrid

| 17.10.2016 - 18:03 h
REDACCIÓN

El Ayuntamiento de Madrid iniciará esta semana el "plan de choque" con el que reparará calzadas y aceras de 500 calles repartidas por todos los distritos de la ciudad, con una inversión de 40 millones de euros. El objetivo de este plan es "paliar el deterioro que padece la ciudad debido a la falta de conservación adecuada durante años", según ha informado hoy el Consistorio en una nota de prensa.

En este punto, ha criticado el "modelo de conservación impulsado por la corporación anterior, que conllevó la reducción de casi un 40 % de inversión en conservación de vías públicas, y la eliminación de las tradicionales operaciones asfalto y aceras".

"Anteriormente los contratos estaban divididos en lotes por distritos que eran adjudicados a distintas empresas de tamaño medio y la gestión estaba a cargo de técnicos municipales. Ahora, la gestión se ha delegado en una sola empresa adjudicataria, que es quien decide las prioridades y las actuaciones", ha explicado el concejal del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

El Ayuntamiento ha destacado que el "plan de choque" iniciado esta semana es "cuatro veces superior en presupuesto y superficie a renovar que la ejecutada en 2014".

"Los trabajos serán completados en 2017 con una inversión similar, lo que permitirá que Madrid recupere los mejores momentos de conservación de los pavimentos de la ciudad", ha añadido.

Además de la renovación de los pavimentos, se mejorarán las condiciones de accesibilidad peatonal con nuevos pasos de peatones, ensanchamiento de aceras en cruces y "adecuación a la nueva normativa de supresión de barreras arquitectónicas".

También se mejorarán los alcorques, la accesibilidad a las paradas de autobús y la seguridad vial y, en algunas intervenciones, se utilizarán nuevos materiales con propiedades "descontaminantes y fonoabsorbentes".

El Ayuntamiento de Madrid reconoce que lo ideal hubiera sido llevar a cabo este plan en el mes de agosto para "minimizar molestias a los ciudadanos". Sin embargo, ha explicado que se va a ejecutar en el último trimestre del año "por corresponder a proyectos financieramente sostenibles, cuyo presupuesto se aprueba en el mes de abril, lo que hace imposible adjudicar los proyectos antes del mes de septiembre".