El Ayuntamiento recuerda a los madrileños sus derechos en las rebajas

Hacer compras en este tiempo de descuentos no implica una reducción de sus derechos como consumidores

Grandes rebajas para tiempos de crisis

madrid

| 29.12.2013 - 17:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Ayuntamiento de Madrid, a pocos días del inicio de las rebajas, recuerda a los madrileños que hacer sus compras en este tiempo de descuentos significa una disminución de los precios de los productos, pero no de la calidad ni de sus derechos como consumidores.

Según ha informado este domingo el Consistorio que dirige Ana Botella, en esta época de rebajas, los comerciantes promocionan sus productos con precios inferiores a los habituales, ofreciendo a los consumidores la posibilidad de ahorrar en sus compras.

Sin embargo, ha destacado que no es lo mismo comprar en rebajas que adherirse a promociones de ventas con descuento como las ofertas de productos adquiridos especialmente para la ocasión y los saldos, en los que se ofrecen productos deteriorados, con desperfectos y en desuso u obsoletos.

En este sentido, el Ayuntamiento advierte a los madrileños que en ningún caso, las rebajas o cualquier otra actividad de promoción de ventas pueden suponer una disminución de los derechos del consumidor.

Por ello y para que las rebajas sean realmente una buena oportunidad para comprar los productos deseados a mejor precio, el Consistorio indica que es conveniente que los consumidores tengan en cuenta la información y las recomendaciones para la mejor protección y defensa de sus derechos.

CONSEJOS PARA EL CONSUMIDOR

El Ayuntamiento también aconseja a los madrileños no confundir las rebajas con los saldos (artículos deteriorados, obsoletos o pasados de moda) que pueden ofertarse simultáneamente en un mismo establecimiento, así como examinar bien el producto, pues está prohibido vender como rebajados artículos con taras o defectos y rechazar los artículos cuyas instrucciones y etiquetado no vengan en castellano.

Al mismo tiemoipo, es recomendable pregunatr si se admiten cambios y devoluciones, ya que no es legalmente obligatorio, a menos que así lo anuncie el comerciante en el establecimiento o que el producto sea defectuoso y fijarse en si el comercio tiene establecidas condiciones especiales para la venta en período de rebajas, las cuales deben exhibirse a la vista del público, principalmente en lo relativo a las formas de pago admitidas y la política de devoluciones.

Además, no hay que olvidar que la publicidad es vinculante y se puede exigir su cumplimento. Pedir y conservar la factura o tique de compra es necesario porque es imprescindible su presentación si necesita interponer una reclamación o hacer efectiva la garantía.

Ante cualquier conflicto en este sentido, los madrileños tienen la posibilidad de manifestar su disconformidad en la hoja de reclamaciones que todo establecimiento está obligado a tener y hacerla llegar a los servicios de consumo de su localidad.

En el Ayuntamiento de Madrid, para cualquier consulta o reclamación de consumo, se puede acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor de su distrito y a la OMIC Central, de la calle Príncipe de Vergara, 140 o en el número de teléfono 91 218 81 93.