El Ayuntamiento recuerda la rebaja del tope de velocidad por la contaminación

Madrid restringe la velocidad en la M-30 de 90 a 70 kilómetros por hora

madrid

| 30.10.2016 - 14:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El Ayuntamiento de Madrid ha recordado hoy la rebaja del tope de velocidad máxima de 90 a 70 kilómetros por hora en la M-30 y los accesos a la ciudad con motivo de la activación esta mañana del protocolo por un episodio de contaminación por dióxido de nitrógeno.

El Ayuntamiento activó anoche las restricciones al tráfico establecidas en el protocolo contra la contaminación aprobado en enero de este año.

Por ello, desde las 06.00 horas de hoy se rebaja la velocidad máxima en la M-30 y en las vías de acceso a la ciudad.

Según los datos del Ayuntamiento, dos estaciones de la ciudad rebasaron ayer el nivel de los 180 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2) durante dos horas consecutivas, lo que de acuerdo al protocolo obliga a activar el primer escenario contra la contaminación (nivel de preaviso).

La ausencia de lluvia y la falta de viento favorecen la concentración del dióxido de nitrógeno, provocado por los motores diésel, en la atmósfera.

El decreto emitido para activar la limitación ordena reducir la velocidad máxima de circulación por la M-30 de 90 a 70 kilómetros por hora, al igual que en los tramos de las carreteras de acceso a Madrid comprendidas en el interior de la M-40, en ambos sentidos.

El Ayuntamiento recomienda, además, la utilización del transporte público.

La ciudad ha puesto en marcha además las medidas de información a la ciudadanía tanto del protocolo como de las restricción de velocidad a través de los distintos canales municipales de comunicación.

El protocolo estará vigente durante el tiempo que dure el episodio de contaminación y podría incrementar las restricciones -al aparcamiento e incluso al tráfico rodado de los coches pares o impares, en el escenario más extremo- en caso de que las superaciones se mantengan o se incrementen, y si las condiciones meteorológicas no pasan a ser favorables.