El Ayuntamiento quiere ampliar la L2 de Metro para La Peineta

El Consistorio estudia ampliar el número de carriles de la avenida Arcentales en ambos sentidos

Los autobuses volverán a Sol y habrá menos carriles para coche en Canalejas

Gaztambide será Zona de Especial Protección Acústica e incluirá Aurrerá

madrid

| 17.11.2016 - 13:31 h
REDACCIÓN

El Ayuntamiento de Madrid estudia ampliar el número de carriles de la avenida Arcentales en ambos sentidos de la circulación ante la previsible puesta en marcha del estadio de La Peineta en la temporada 2017-2018 así como la construcción de una nueva glorieta para el acceso a este recinto deportivo, además de solicitar al Consorcio Regional de Transportes la ampliación de la línea 2 de Metro.

Así lo ha indicado el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, en la que ha dado cuenta del plan de movilidad sostenible para la zona, que incluye el refuerzo del transporte público en días de partido.

Los servicios técnicos municipales están estudiando una nueva glorieta para el acceso al estadio entre la plaza de Grecia y la glorieta de la M-40, a la altura de la calle de Estocolmo, que se ejecutará conjuntamente con el proyecto de urbanización del recinto.

Ya en colaboración con el Ministerio de Fomento se estudia la viabilidad de una vía de servicio que bordee el ámbito paralela a la M- 40, de tal forma que el tráfico no sólo acceda por la glorieta de Arcentales desde la M-40 sino que se diversifiquen dichos accesos utilizando esta vía de servicio que se conectará con el viario interior.

También en colaboración con el Ministerio de Fomento se está estudiando la viabilidad de conectar la avenida de Luis Aragonés con las vías de servicio de la A-2 para generar otro acceso que permita diversificar al máximo las opciones de entrada y salida al estadio.

En el entorno está prevista la construcción de la estación de Cercanías 'O'Donnell'. El plan de movilidad ya contempla la utilización de la estación de Coslada Central a través de la Línea 7 de Metro como acceso al estadio. Igualmente el Ayuntamiento planteará al Consorcio Regional de Transportes la conexión final de la línea 2 (estación de Las Rosas) con la línea 7 en la estación del estadio y su conexión también con el barrio de Rejas.

El Consistorio tratará además de fomentar el coche compartido y organizará las rutas de acceso para conseguir el mejor funcionamiento posible en la zona en los días y horarios de partido en los que se prevén situaciones de saturación. Todo ello será posible con la creación de un ente gestor que coordine la implantación, seguimiento y revisión del plan de movilidad.

También se revisarán los itinerarios peatonales y ciclistas de conexión con la red de transporte público; se propondrán configuraciones alternativas para el acceso este a la avenida de Arcentales y para el acceso desde la avenida de Luis Aragonés; la gestión del aparcamiento y uso exclusivo paravehículos de alta ocupación mediante reserva previa y fomento del aparcamiento de disuasión en el del parque Juan Carlos I.

El Ayuntamiento aborda estas opciones ante el más que previsible aumento del tráfico en el entorno de La Peineta, superior al que tiene actualmente el Vicente Calderón dada la mayor la capacidad del nuevo recinto. El plan de movilidad ideado por el Ayuntamiento será presentado esta tarde a los vecinos y agentes de los barrios afectados, con quienes se ha mantenido un diálogo continuo.

ZONA DE PROTECCIÓN ACUSTICA ESPECIAL PARA EL BARRIO DE GAZTAMBIDE

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado declarar todo el barrio de Gaztambide, del distrito de Chamberí, como una zona de protección acústica especial (ZEPA), de manera que amplía las actuaciones llevadas a cabo en la zona de Aurrerá, cuya ZEPA -de 2012- queda derogada al incluirse en la nueva.

La portavoz municipal, Rita Maestre, ha anunciado la puesta en marcha de estas medidas de protección que tienen como objetivo "hacer compatible el derecho al ocio nocturno y al descanso de los vecinos" en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno de hoy, acompañada del delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

El Ayuntamiento establecerá en ese barrio de gran actividad nocturna tres zonas con regímenes distintos, según sean de contaminación acústica 'alta' (más de 10 dBA) , 'moderada' (entre 5 y 10 dBA) y 'baja' (menos de 5 dBA).

En la zona de mayor saturación acústica no se permitirá la apertura de nuevos locales de espectáculos ni discotecas o salas de baile, además de que se reducirá el horario de cierre de las terrazas, que como máximo clausurarán a la una de la madrugada los viernes, sábados y vísperas de festivo desde el 15 de marzo al 15 de octubre y a las 11 de la noche el resto de los días.

LOS AUTOBUSES VOLVERÁN A SOL Y HABRÁ MENOS CARRILES EN CANALEJAS

Además, la Junta de Gobierno, presidida por la alcaldesa, Manuela Carmena, ha aprobado inicialmente la modificación del Plan Especial de ordenación para la infraestructura subterránea destinada al transporte en Canalejas, que supondrá aumentar los espacios peatonales, reubicar parte de las paradas de autobús que hoy están en la calle Sevilla o dar luz verde a la plataforma logística de estacionamiento de taxis, coches eléctricos de alquiler, bicicletas o vehículos de servicios públicos.

Con el nuevo Plan Especial aumentarán los espacios peatonales con la supresión de un carrilde circulación en la Carrera de San Jerónimo y en otras calles del entorno, además de la peatonalización de la calle Echegaray.

También se prevé la remodelación integral del aparcamiento público, construido en 1965, para adaptarlo a las exigencias actuales de accesibilidad y seguridad. Igualmente se aumentarán las plazas de residentes. El número total de plazas que propone el documento urbanístico aprobado hoy es de 590 plazas, con una reducción de 133 con respecto al aparcamiento anterior, pero aumentando las plazas de residentes para atender la demanda insatisfecha en la zona.

El promotor del Complejo Canalejas ha solicitado coordinar sus accesos con los del aparcamiento público, lo que supone un beneficio general al disminuir las rampas en la vía pública así como la afección a las fachadas protegidas. Para evitar la construcción de nuevas rampas, esa reordenación de los accesos que ya se producían desde el aparcamiento público se complementa con la reforma y ampliación, a su costa, de la embocadura existente frente al número 17 de la calle Alcalá.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha señalado en rueda de prensa que la de Canalejas es una operación heredada pero que "como gobierno responsable" se han hecho cargo de ella aunque mejorando los "errores significativos" que tenía el planeamiento inicial. Dicho plan incluía una infraestructura de transporte en el subsuelo para albergar dársenas de autobuses urbanos públicos.

Desde el Gobierno municipal han apuntado que una reflexión iniciada por un informe del propio Consorcio de Transportes concluyó que el soterramiento de las dársenas de autobús no representa necesariamente una ventaja para el viajero sino que, al contrario, podría suponer una dificultad añadida al obligar a un desplazamiento vertical que tendría un efecto disuasorio sobre un amplio colectivo de usuarios.

Es ahí donde se enmarca la plataforma logística, concebida como una oportunidad para cubrir distintas necesidades de la ciudad que en la actualidad tienen dificultades para encontrar una ubicación en la proximidades de la Puerta del Sol.

El plan especial apuesta por el transporte público en superficie, para lo que se reorganizarán las líneas y paradas de autobuses distribuyéndolas en el entorno para evitar la concentración en la calle Sevilla, como ocurre ahora. Esta modificación ha sido estudiada por las comisiones de Patrimonio, que han valorado favorablemente su menor impacto paisajístico.

Tras esta aprobación inicial, el expediente se somete a un periodo de información pública de un mes, tras el cual se corregirá con las alegaciones que resulten estimadas y se aprobará definitivamente. En paralelo, se resolverá la concesión actual del aparcamiento público, para que el nuevo concesionario asuma la obra pública, consistente en la reforma del aparcamiento así como las de la infraestructura subterránea y la urbanización superficial de la vía pública.

Se prevé que la nueva infraestructura esté en funcionamiento en dos años. Los costes estimados para esa obra pública ascienden a un total de casi 20 millones de euros. Aproximadamente el 10 porciento de ese coste corresponde a la urbanización en superficie. De dicha cantidad se ha excluido 1,5 millones de euros correspondientes a la reforma del acceso de Alcalá 17, que será de uso exclusivo para el Complejo Canalejas y se ejecutará a su costa.