El Ayuntamiento exige a Bicimad que tenga en la calle 2.000 bicis a fin de mes

Sabanés exigió a la empresa concesionaria "el cumplimiento del contrato" sin ampararse en el vandalismo

Bicimad

madrid

| 07.09.2015 - 12:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La delegada del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, advirtió a la empresa que gestiona el servicio de Bicimad que tendrá que tener en la cale 1.560 bicicletas el día 15 y 2.028 a fin de mes, como exige el contrato.

En un desayuno informativo, Sabanés exigió a la empresa concesionaria "el cumplimiento del contrato" sin ampararse en el vandalismo o los robos de vehículos. "No hay más posibilidades; si no, el servicio no funciona", sentenció tajante.

Otro de los temas que trató en su intervención fue sus medidas de movilidad para cumplir con las exigencias de la UE en materia de calidad del aire. Así, dijo que el día 15 se enviará a Bruselas un avance de los nuevos criterios del Plan de Calidad del Aire, entre los cuales se contempla mantener las previsiones de restricción del tráfico que aprobó el gobierno municipal de Ana Botella en casos puntuales de alta contaminación, pero anticipar su aplicación.

También prevé avanzar más allá del actual 50% de vehículos no contaminantes con que cuenta la flota municipal, adoptar algún compromiso para reducir el efecto sobre el medio ambiente de la carga y descarga, por medio de microplataformas logísticas desde las que se distribuyan las mercancías, y renovar la red de medidores de calidad del aire. Este último aspecto está en fase de licitación, pero se ha aprobado ya la inversión de 670.000 euros.

Los nuevos medidores tendrán que estar en marcha antes del 31 de diciembre, pues son una de las inversiones sostenibles que tiene derecho a emprender el Consistorio con cargo al remanente de tesorería logrado en 2014, y una de las condiciones de esta posibilidad que da el Gobierno central a los ayuntamientos que registran superávit es que las obras de ejecución no duren más de un año.