El Ayuntamiento aprueba el plan de remodelación de toda la zona del Calderón

Las edificaciones ocuparán sólo el 23% de la operación Calderón

madrid

| 03.07.2014 - Actualizado: 15:18 h
REDACCIÓN

Las edificaciones de la operación Mahou-Calderón ocuparán sólo el 23 por ciento ya que más de 36.000 metros cuadrados irán destinados a nuevas zonas verdes en el entorno de Madrid Río, como ha informado este jueves el portavoz del Gobierno municipal, Enrique Núñez, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, donde ha detallado que los servicios terciarios previstos se destinarán a pequeño y mediano comercio.El Plan Parcial de Reforma Interior que ordena el ámbito Mahou-Calderón, de 204.218 metros cuadrados, ha sido aprobado inicialmente en la reunión presidida por la alcaldesa, Ana Botella, que incluye el soterramiento de la M-30 a su paso por el estadio Vicente Calderón, la creación de esta nueva zona verde que conectará el río con el centro histórico, completar Madrid Río y proporcionar nuevas dotaciones, viarios y viviendas.

El documento establece las condiciones de desarrollo de este ámbito de acuerdo con la modificación del Plan General aprobada en 2009, que supuso la reconversión de los usos deportivo e industrial del ámbito, en uso residencial, terciario, rotacional y de zona verde. Esta conversión, en palabras de Núñez, "supone una auténtica oportunidad para la ciudad" dado que se podrá cerrar la barrera que supone el tramo de la M-30 que permanece en superficie en Madrid Río y que, a día de hoy, es un punto de ruptura con el centro urbano.

REPARTO DEL SUELO

El suelo privado corresponde a la antigua fábrica de cervezas Mahou (61.251 metros cuadrados) y al Atlético de Madrid (31.046 metros cuadrados). El resto del suelo (111.921 metros cuadrados) es de titularidad pública y tiene carácter dotacional. La propuesta ordena una edificabilidad de 175.365 metros cuadradosde suelo, 156.164 metros para desarrollar la edificabilidad asignada. De este modo, edificación solo ocupará el 23 por ciento del suelo.

Así, el suelo ocupado por el estadio Vicente Calderón y su entorno se destinará mayoritariamente, tal y como determinaba la modificación del Plan General, a zona verde pública y paseo de ribera compatible con usos deportivos y equipamientos. La nueva ordenación establece cuatro manzanas donde coexistirán los usos residenciales y terciarios y las nuevas dotaciones educativas. La primera manzana es dotacional. Con 10.830 metros cuadrados, está destinada a la ampliación del colegio Tomás Bretón. La segunda, de 8.362 metros cuadrados, engloba dos parcelas en donde se plantean sendos edificios que supondrán una "nueva puerta de la ciudad hacia el río".

La tercera manzana cuenta con 30.517 metros cuadrados y comprende cinco parcelas que configuran la zona central del ámbito, donde tiene cabida una gran zona verde privada y edificios de distintas alturas, así como comercios a nivel de calle o en edificio exclusivo.

DOS EDIFICIOS "IGUALES Y SIMETRICOS"

La manzana cuatro cuenta con 11.786 metros cuadrados*y comprende dos parcelas, además de un pequeño terreno dotacional con relación directa con el nuevo parque. Aquí se propone crear únicamente dos edificios, iguales y simétricos, que rematan la fachada urbana y marcan un acceso desde el parque hacia la ciudad histórica.

La obra que cambiará el perfil del ámbito será el soterramiento de la M-30, entre la calle Mármol y el nuevo Parque de la Arganzuela, lo que supondrá la demolición del estadio Vicente Calderón y la incorporación del espacio liberado al conjunto del ámbito. * La permeabilidad entre el centro histórico de la ciudad y el nuevo entorno Madrid-Río se realizará a través de dos nuevos bulevares ajardinados que bajarán desde la Puerta de Toledo: el actual Paseo de los Pontones, que ampliará una de sus aceras, y un paseo de nueva creación que bajará hacia la Glorieta de Pirámides, separando las edificaciones previstas de las ya existentes. En ambos paseos se crearán nuevas zonas estanciales.

ESENCIA DE LA ANTIGUA PRADERA

El Plan Parcial establece igualmente la creación de 36.333 metros cuadrados de nuevas zonas verdes en el entorno de Madrid Río, que pretende recuperar la esencia de la antigua Pradera de San Isidro, liberando completamente de edificaciones una franja de terreno superior a 100 metros.

Además, otra parcela de 989 metros cuadrados, situada junto al Vicente Calderón con frente al paseo de los Melancólicos, se integrará en el futuro parque.

En cuanto a los usos terciarios se ha previsto la implantación de 17.536 metros cuadrados, el 10 por ciento del total de la edificabilidad lucrativa del ámbito, distribuidos entre todas las parcelas. Desde el Ayuntamiento han remarcado la limitación al uso de servicios terciarios en su clase comercial a la categoría de pequeño y mediano comercio.

El documento establece la mejora de la relación de dos dotaciones educativas, concretamente el instituto Gran Capitán y el colegio público Tomás Bretón, con el tejido urbano que las envuelve. La propuesta de ordenación contempla añadir una nueva parcela para equipamiento educativo de 10.830 metros cuadrados en continuidad con el Tomás Bretón.

Esta parcela permite cerrar el conjunto de edificios ya existentes con frente al paseo Imperial, que no forma parte del ámbito de actuación, al tiempo que consolida el frente al vial norte-sur de nueva creación.

La implantación de los nuevos usos prevé una dotación de aparcamiento en parcela privada de 4.263 plazas. El documento establece la implantación de un estacionamiento para residentes, de acuerdo siempre con los correspondientes estudios de movilidad y su viabilidad funcional dentro de la ciudad.

El Ayuntamiento de Madrid recibirá el 10 por ciento del aprovechamiento lucrativo total del ámbito, esto es 17.536,5 metros cuadrados. Sobre una superficie de suelo total de 48.054 metros cuadrados deberá materializarse la edificabilidad de 175.365 metros cuadrados para los nuevos usos residenciales y terciarios, dejando libres y para dotaciones los 156.164 metros cuadrados de suelo restantes. Una vez aprobado inicialmente, se someterá al periodo de información y participación pública.