El atentado de Carrero, primera placa del recuerdo de Madrid a las víctimas

Madrid recordará con placas los lugares donde hubo atentados terroristas

madrid

| 07.11.2014 - 12:40 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Ayuntamiento de Madrid empezará a colocar el próximo mes de diciembre placas en todos los lugares donde se produjeron atentados terroristas con víctimas mortales, ha anunciado hoy la alcaldesa, Ana Botella.

En una primera fase de lo que se ha decidido denominar "El itinerario de la libertad" se colocarán 13 placas en los 13 puntos del distrito de Salamanca, en el centro de la ciudad, en los que ETA y el Grapo asesinaron a un total de 32 personas entre 1973 y 1993, han informado fuentes municipales.

Entre esos atentados está el primero cometido por ETA en Madrid, en el que murieron el almirante Luis Carrero Blanco, su conductor y su escolta en 1973.

En este caso, la placa llevará el texto: "Aquí fueron asesinados por la banda terrorista ETA Luis Carrero Blanco, Juan Antonio Bueno Fernández y José Luis Pérez Mogena el día 20 de diciembre de 1973. Verdad, memoria, dignidad y justicia".

Esta placa se colocará en la calle Claudio Coello 104, donde ya existe otra que recuerda al entonces presidente del Gobierno del régimen del General Franco.

Después se pondrán en fachadas de otros 12 lugares las placas que recordarán al resto de las víctimas en este distrito, desde el general de brigada Juan Manuel Sánchez-Ramos Izquierdo y el teniente coronel Juan Antonio Pérez Rodríguez, muertos el 21 de julio de julio de 1978 en la calle Bristol 16, al general Dionisio Herrero Albiñana, asesinado también por ETA el 19 de octubre de 1993 en el cruce de las calles Hermosilla 101 con Ayala.

El atentado más grave, por el número de víctimas, que se recordará con estas placas en esta primera fase es el del Grapo en la cafetería California 47 el 25 de mayo de 1979, en el que murieron nueve personas y otras cuarenta resultaron heridas al explotar una bomba.

Ana Botella ha hecho este anuncio en la inauguración en el centro cultural Conde Duque de la exposición "A la hora, en el lugar", una muestra de fotografías en las que Eduardo Nave recoge los escenarios de toda España que quedaron marcados por atentados terroristas de ETA.

Botella ha afirmado que ésta exposición y la colocación de las placas son homenajes a las víctimas del terrorismo por parte de la capital de España, que es la ciudad donde se produjo el mayor número de víctimas de ETA.

"A la hora en el lugar" muestra fotografías hechas por Nave durante varios años en plazas y calles de distintas ciudades, en carreteras, espacios naturales y parques, ante portales, comercios e iglesias y en sitios como el aparcamiento de la T4 donde actuó la banda terrorista.

La regidora ha afirmado que ésta exposición y la colocación de las placas son homenajes a las víctimas del terrorismo por parte de la capital de España, que es la ciudad donde se produjo el mayor número de víctimas de ETA.

"La historia hay que conocerla y es muy importante que en el futuro los niños sepan que hubo una banda terrorista que mató a 800 personas", ha afirmado la alcaldesa, que también ha dicho: "la ejemplaridad de las víctimas en defensa de la libertad debe permanecer siempre entre nosotros".

"Nunca olvidaremos a las víctimas de la barbarie terrorista y a sus familiares y amigos. Nuestro recuerdo de admiración y gratitud debe formar parte esencial de nuestros ideales democráticos. A todos ellos les debemos el permanente reconocimiento a su ejemplar convicción en la Justicia", ha añadido.

La colocación de las placas "en todos aquellos lugares donde fueron asesinadas todas y cada una de las víctimas del terrorismo" fue aprobada como una iniciativa conjunta de PP, PSOE, IU y UPyD en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid del pasado 28 de mayo.

La proposición aprobada aquel día expresaba como objetivo "recordar a las víctimas del terrorismo", "reconocer su sacrificio y el de sus familiares, honrar su memoria y su compromiso con la libertad individual y colectiva de todos los españoles, así como su máximo sacrificio en defensa de la España democrática".

"Es de justicia y una obligación moral para todos los españoles, y en nuestro caso los madrileños, asegurar el máximo respeto y dignificación de las víctimas del terrorismo, garantizando la justicia, la verdad, el recuerdo y la dignidad de las víctimas y sus familias frente a cualquier tipo de olvido, impunidad o manipulación de la historia", añadía el texto.

Asimismo, se destacaba que Madrid es la ciudad "más azotada por la barbarie terrorista" y que esta iniciativa supone "un reconocimiento general a todas las demás víctimas del terrorismo, por ser Madrid la capital de España".