El alzheimer, a estudio en La Paz

El Hospital lidera un estudio clínico para crear un mapa de predicción de enfermos

El estudio cuenta con 98 participantes, todos ellos de más de 65 años

madrid

| 18.08.2010 - 16:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El Hospital Universitario La Paz lidera el grupo de trabajo 'Demencias de la Comunidad de Madrid' (Demcam), que elabora un estudio clínico cuyo objetivo es crear un mapa de predicción de riesgo de alzheimer, según ha asegurado la investigadora principal del estudio, Ana Frank García.

"El objetivo es conseguir una serie de pruebas, que aplicándolas a una población en riesgo, nos permita hacer una predicción de que una persona determinada, estando bien desde el punto de vista de la memoria, por la combinación de los resultados de una serie de pruebas tenga un índice de riesgo muy alto de que pueda desarrollar la enfermedad", ha informado Frank.

El mapa de riesgo se intenta confeccionar mediante la realización de pruebas clínicas, neuropsicológicas, radiológicas, bioquímicas y genéticas. "Con el conjunto de todas estas pruebas se realiza un mapa de riesgo", ha aseverado Frank. "Una persona que tenga positivo en varias de las pruebas, presentará un riesgo alto de desarrollar la enfermedad", ha comentado.

"Con la realización de las pruebas cada año, se podrá ver si personas sanas han pasado a tener un déficit cognitivo ligero, o si tenían ese déficit han desarrollado la enfermedad", ha declarado. A partir de esas comparaciones, se podrán aislar las diferencias entre los resultados que tenían el año anterior las personas que han desarrollado un agravamiento en su situación, lo que permitirá discernir qué parámetros son los que impulsan ese progreso.

En el estudio participan personas de 65 años o más, divididas en tres grupos de estudio: sujetos cognitivamente sanos, personas con déficit cognitivo ligero e individuos con un desarrollo incipiente de la enfermedad de alzheimer. Sobre estos pacientes, los investigadores seleccionan parámetros clínicos, neurorradiológicos y de laboratorio para predecir el riesgo de conversión a demencia y analizar la influencia de factores de riesgo vascular y hábitos de salud.

En el estudio, que está financiado a tres años con fondos públicos del Instituto de Salud Carlos III mediante la Fundación Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas, participan más de 25 investigadores de 17 hospitales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), de centros asistenciales del Ayuntamiento de Madrid, de la Universidad Complutense (UCM) y de la Uned.

La iniciativa del Demcam se encuentra en la primera fase. Durante esta etapa se han practicado resonancias magnéticas de alto campo en la Unidad de Investigación de la Fundación Reina Sofía, y análisis y pruebas neurofisiológicas a 18 pacientes sanos, que constituyen el grupo de control; a 25 pacientes con déficit cognitivo ligero amnésico, que son la población diana; y a 23 pacientes que ya han desarrollado la enfermedad.

En un principio fueron invitados a participar en el estudio aproximadamente 300 personas, de las que unas 200 declinaron la oferta. Tras esta primera criba, quedaron 110 preseleccionados, de los que 12 fueron excluidos por diversos motivos, por lo que la muestra final consta de 98 pacientes.

IMPACTO ASISTENCIAL

"Una peculiaridad de este estudio es que permitirá conocer si en España existen diferencias con respecto a otros países", ha dicho el neurorradiólogo del Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas de la Fundación Reina Sofía, Juan Alvarez Linera. Asimismo, los resultados del trabajo tendrán impacto asistencial, ya que "si se puede determinar cuáles son los factores de riesgo, se abrirá un camino para sentar las indicaciones que permitirían retrasar el inicio de la demencia en personas de edad avanzada", ha aseverado Alvarez.

El grupo Demencias de la Comunidad de Madrid espera poder perfilar un mapa de riesgo, combinando entre sí estas técnicas diagnósticas, lo cual permitirá un medio plazo confeccionar escalas de riesgo de demencia para personas mayores de 65 años.

La viceconsejera de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Patricia Flores, asistente al acto de presentación, ha asegurado que "no se trata exclusivamente de un estudio analítico, ya que tiene un fin práctico totalmente claro". "El trabajo provocará un impacto social enorme de la enfermedad de alzheimer", ha declarado.

Además, Flores ha destacado que el trabajo sobre la enfermedad "se produce a través del abordaje del estudio coordinado y altamente participativo, por lo que lo de 'La suma de todos' tiene un claro significado en este caso".

Flores ha tenido palabras "primero de reconocimiento y después de agradecimiento" para los investigadores "por poner a la salud madrileña a la cabeza, tanto a nivel nacional como internacional".

VALORACIONES DE LOS PARTICIPANTES

Uno de los participantes en el estudio, Antonio G., de 77 años de edad, ha destacado que está "bastante contento", ya que estaba "bastante preocupado porque olvidaba los nombres de personas y de calles, y a través de una serie de ejercicios mentales la memoria se ha estabilizado".

Por otra parte, un familiar de una persona con alzheimer en fase leve-moderada participante en el estudio, Miguel, ha afirmado estar "muy satisfecho con la realización del estudio y de haber tomado la decisión de participar". Miguel ha asegurado que su mujer "quería hacer valer lo que es la ciencia en el avance para enfrentar esta enfermedad.

Miguel ha comentado que su mujer "se encuentra muy positiva y ha sido muy protagonista en la participación de este estudio clínico, queriendo dar una oportunidad a la ciencia asumió los riesgos que comporta probar medicamentos cuyos efectos secundarios son desconocidos en parte y que pueden ser bastante potentes".

Por último, otro de los voluntarios, Luis Cabello, de 81 años de edad, ha dicho que "cayó de rebote en el estudio", ya que quien vino fue su mujer, "pero no se puede encontrar nada mejor que esto, ni pagando". "Hay que fomentar el donar el cerebro para las investigaciones, eso es lo que remata todo el trabajo de la investigación", ha declarado.

Luis ha declarado que "en un principio" no le hacía falta participar, y una vez dentro del estudio ha resultado que le hacía falta, antes de asegurar que "salvo que por estar un poco gordo, de la cabeza va bien".