El 82% de los drogodependientes tratados en recursos asistenciales consumen cocaína

Lasquetty sostiene que los drogodependientes "son pacientes que necesitan un tratamiento médico"

madrid

| 30.12.2013 - 14:41 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El perfil de los pacientes residentes en recursos asistenciales es de una persona de entre 31 y 50 años en el 90 por ciento de los casos y que consume principalmente cocaína, sola o acompañada de otra sustancia (82 por ciento de los pacientes).

Así lo ha destacado este lunes l consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, que ha señalado que los drogodependientes "son pacientes que necesitan un tratamiento médico" durante una visita realizada este lunes a un centro residencial de apoyo al tratamiento ambulatorio para drogodependientes de la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid.

La comunidad "garantiza" el tratamiento integral a todos los pacientes drogodependientes a través de la "amplia red" de recursos asistenciales de la Agencia Antidroga, dependiente de la Consejería de Sanidad, ha destacado Lasquetty.

Ha añadido además que la mayor parte de los drogodependientes en Madrid son tratados "con buenos resultados" en los Centros de Atención Integral a Drogodependientes (CAID), donde acuden diariamente a recibir atención sanitaria los pacientes drogodependientes residentes en centros como el que ha visitado.

Estas residencias son un recurso que aporta un apoyo "más concreto" para lograr no sólo la desintoxicación, sino la deshabituación, lo que hace "muy bien" esta pequeña residencia, ha destacado el consejero.

FUNDACION HORIZONTES

"Fundación Horizontes Abiertos tiene una experiencia de muchas décadas, incluso cuando nadie trabajaba con los drogodependientes, ya ellos lo hacían", y lo hacen "muy bien", ha subrayado Lasquetty.

El centro, inaugurado hace casi tres años y situado en el madrileño barrio de Las Tablas, está gestionado por la Fundación Horizontes Abiertos, del Padre Garralda, y está orientado a la atención de unos 50 drogodependientes en situación de deshabituación.

Tiene como objetivos terapéuticos "conseguir la remisión del trastorno de dependencia" y la "consecución de un alto grado de autonomía, previa a la rehabilitación", según fuentes de la Consejería de Sanidad.

El 96 por ciento de drogodependientes, atendidos en la región realizan el tratamiento de su enfermedad en centros ambulatorios. De estos, un 5,2 por ciento precisan de un recurso residencial de apoyo como el de la Fundación.

Durante la visita, el Padre Garralda, presidente de honor de la Fundación, ha acompañado a Lasquetty por las instalaciones del centro, mostrando aulas donde se realizan talleres de pintura o jardinería.

Ha subrayado que el drogodependiente es "un enfermo con derecho a tratamiento", y que "hay que reconocer su dignidad", en línea con lo mencionado por Lasquetty. Además ha añadido que para estas personas es necesario un tratamiento "profundo", realizado por profesionales, ya que es una "enfermedad grave".

"Es una gran alegría para mí que el consejero venga a ver a sus enfermos", ha añadido, lo que para él es un reconocimiento de que los pacientes del centro sean tratados como tal.

La actual presidenta de la Fundación, María Matos ha destacado que todos los pacientes acuden al centro "de manera voluntaria", por lo que quieren que este sea "como un hogar" para ellos.

Matos ha explicado que hablan con las familias para que cuando estén preparados, los pacientes puedan volver a reagruparse con ellas. "Es una satisfacción cuando veo que rehacen sus vidas", ha añadido.

Además, uno de los pacientes ha explicado al consejero durante el recorrido cómo es la rutina en el centro, las tareas que tienen asignadas y sus actividades.

La red asistencial de la Agencia Antidroga dispone actualmente de 169 plazas en servicios residenciales de cuidados y de apoyo al tratamiento, en las cuales se atiende a 330 drogodependientes al año.