La Comunidad niega "rotundamente" que los menores de centros de acogida sufran agresiones

Los Menores denuncian sufrir condiciones de aislamiento y agresiones en los centros de acogida

Los educadores reclaman reforzar el trabajo con la Fiscalía para definir la edad de los menores

Carlos Izquierdo, tras reunirse con ellos: "Vamos a actuar de una forma más eficiente de cara a los menores no acompañados"

El consejero dice que la Comunidad trabajará con el Ayuntamiento y la Fiscalía de menores para poder resolver el problema

madrid

| 07.11.2016 - 14:35 h
REDACCIÓN

Parte de los doce menores de edad que se encuentran viviendo de manera continuada durante los últimos meses en un parque del distrito de Hortaleza han denunciado sufrir condiciones de aislamiento y agresiones por parte del personal de seguridad en los centros de primera acogida de la Comunidad de Madrid, según han informado en una rueda de prensa conjunta Fundación Raíces y Save the Children. La Comunidad ha negado "rotundamente" estas denuncias.

Asimismo, mientras una veintena se encuentran alojados solos en hostales con 11 euros al día para comer, sin abono transporte y sin recibir formación, otros han asegurado que han sido enviados por la Comunidad de Madrid a otras comunidades autónomas, donde nadie les ha recibido.

Por todo ello, muchos acaban viviendo en la calle, entre ellos los doce que viven en el parque de Hortaleza, de los cuales siete de ellos son menores de 14 años y los otros cinco tienen entre 14 y 16 años, según la presidenta de la Fundación Raíces, Lourdes Reyzábal, que además creen que hay otros viviendo en los alrededores de la Puerta del Sol y en una casa okupada.

"Están muertos de hambre, muertos de miedo, muertos de frío", ha señalado Reyzábal para agregar que para poder soportar estas condiciones han empezado a inhalar disolvente, al mismo tiempo que se ha comenzado a crear un "ambiente de inseguridad ciudadana" en el distrito y se les está "criminalizando", aunque en muchas ocasiones estos menores son el "chivo expiatorio".

Reyzábal ha detallado que la mayoría de estos menores son de origen magrebí, aunque en el parque Isabel Clara Eugenia de Hortaleza también malvive un niño colombiano de 13 años, y hoy por hoy todos son varones.

Una parte de los niños que viven en el parque han sido expulsados del centro de primera acogida para menores de entre 14 y 18 años, sobre el que estos han contado, según ha relatado Reyzábal, que al llegar ingresan en una sala llamada "el nido", que es una habitación con literas junto a la que hay una sala de estar y un baño sin duchas, donde "permanecen encerrados durante varios días", al parecer "hasta que se determina si la Comunidad de Madrid asume la tutela o no". Uno de ellos contactó con la Fundación Raíces desde una plaza de Barcelona tras haber sido enviado allí.

Por otro lado, niños del centro de primera acogida de menores de hasta 14 años aseguran que han sido agredidos por personal de seguridad de ese centro en la planta segunda.

En concreto, el pasado lunes, personal de la Fundación Raíces y del Ayuntamiento vieron a tres menores en el parque que venían de ese centro y que tenían "rasguños" y "moratones". Estos dijeron que el domingo habían sido encerrados en la planta segunda y les habían pegado un vigilante, por lo que les acompañaron al centro de salud más cercano, donde, tras examinarles un pediatra, les derivaron a urgencias pediátricas al Hospital La Paz, que abrió de oficio el protocolo por supuestos malos tratos y envió el parte al Juzgado de Guardia, el número 14 de Plaza de Castilla. Asimismo, por indicación del hospital, la Fundación Raíces presentó una denuncia.

Reyzábal ha instado al Ayuntamiento de Madrid a que se persone en esa denuncia, ya que también ha conocido los supuestos malos tratos. Además, ha solicitado a la Comunidad que en vez de reenviar a los niños al mismo centro, que es lo que ha hecho, les proporcione otro tipo de recurso. También ha acabado en el mismo parque uno de los menores de entre 16 y 18 años alojados en hostales, dentro del llamado Programa de Seguimiento Externo. Según Reyzábal, este menor fue alojado en un hostal en Arganda y no tenía abono transporte, cuando el restaurante donde tenía que ir a desayunar, comer y cenar se encontraba en Plaza de España. Intentó quedarse a dormir en la habitación de otro de los menores alojados en un hostal, pero fueron descubiertos y los dos fueron expulsados de madrugada.

Por su parte, la responsable de Relaciones Institucionales de Save the Children, Almudena Escorial, ha denunciado "el abandono, la desprotección y la discriminación" de los menores extranjeros no acompañados en la Comunidad de Madrid, que "ven vulnerados sus derechos de manera constante en el sistema de protección; y ante dichas vulneraciones, los mecanismos de garantía y protección de nuestro Estado no están funcionando". Asimismo, ha acusado a la Comunidad de Madrid de incumplir sus obligaciones en cuanto a los menores bajo su tutela y de trato discriminario hacia estos menores extranjeros, que quedan "abocados a contextos de exclusión social".

LLAMAMIENTO A LAS INSTITUCIONES

Fundación Raíces y Save the Children instan a la Comunidad de Madrid a poner en marcha un proyecto de intervención para trabajar con los niños que se encuentran viviendo en la calle y garantizar que todos estos niños dispongan de los mismos recursos que el resto de niños tutelados, como pisos tutelados o acogimiento. Asimismo, reclaman la suspensión del Programa de Seguimiento Externo para menores de edad.

Por otro lado, piden abrir una investigación para esclarecer los casos de agresiones por parte de trabajadores de los centros y garantizar mecanismos de denuncia accesibles para los niños. Igualmente, exigen a la Comunidad que asuma la tutela inmediata de todos los menores extranjeros no acompañados en la región, independientemente de si previamente han pasado por otra comunidad autónoma, y que en ningún caso les envíe a otras comunidades autónomas. Asimismo, solicitan a la administración regional que garantice proyectos educativos a todos los niños, de forma que les permita recibir una educación y formación desde el primer momento.

Las asociaciones se dirigen también a la Fiscalía, a la que instan a asumir de oficio las obligaciones que tiene por mandato legal, exigiendo a la Comunidad que adopte medidas de protección urgente con respecto a los niños que se encuentran en la calle. También instan a la Fiscalía a tomar medidas de protección urgentes ante los partes de lesiones que, de oficio, ha enviado el Hospital La Paz al Juzgado de Guardia, como es el traslado del centro a otro recurso, así como a investigar los hecho y hacer un seguimiento individualizado de todos los menores.

Asimismo, reclaman al Defensor del Pueblo una investigación sobre la situación de los menores extranjeros no acompañados en la Comunidad de Madrid y las condiciones de los centros de protección, y a la Asamblea de Madrid que ponga en marcha una subcomisión de estudio sobre la situación de estos menores.

Finalmente, reclaman a la Policía Municipal que respete al máximo la integridad física y moral de los menores que se encuentran en situación de calle.

LA COMUNIDAD NIEGA "ROTUNDAMENTE" LAS AGRESIONES

La Comunidad de Madrid ha negado "rotundamente" que los menores de centros de primera acogida sufran condiciones de aislamiento y agresiones por parte del personal de seguridad, han indicado fuentes de la Consejería de Políticas Sociales y Familia. Así lo han indicado después de conocer que parte de los doce menores de edad que se encuentran viviendo de manera continuada durante los últimos meses en un parque del distrito de Hortaleza han denunciado presuntas agresiones.

Las mismas fuentes indican que los menores son competencia de la Comunidad de Madrid cuando están en el interior de estos centros, que tienen régimen "abierto". Cuando están fuera, la competencia es del Ayuntamiento de Madrid o la Comunidad.

Por tanto, insisten en la importancia del acuerdo entre la Comunidad, el Ayuntamiento y la Fiscalía consistente en aumentar los educadores de calle y la vigilancia para evitar que haya menores en un parque de Hortaleza, próximo a los centros de primera acogida Isabel Clara Eugenia y Hortaleza. Además, subrayan que no todos los chicos que están en ese parque no son menores.

LOS EDUCADORES RECLAMAN REFORZAR EL TRABAJO EN COORDINACIÓN CON LA FISCALÍA DE MENORES

Los profesionales de los centros de primera acogida de menores Hortaleza e Isabel Clara Eugenia han trasmitido este lunes al Gobierno regional reforzar el trabajo y la coordinación con la Fiscalía de Menores para definir la edad de menores, así como incrementar la vigilancia en el parque de Hortaleza para que los menores no duerman en la calle. Así lo ha explicado el consejero de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, Carlos Izquierdo, tras el encuentro que ha mantenido con estos profesionales, que también ha apuntado que ha sido un encuentro muy cordial donde han analizado cuales son las problemáticas principales de los centro. "Vamos a actuar de una forma más eficiente de cara a los menores no acompañados", ha dicho Izquierdo, a la vez que ha señalado que "analizarán más detenidamente la problemática que hay con el parque hortaleza", recordando que, según los educadores de los centros "la gran mayoría de chicos no son menores de edad".

En este sentido, el consejero ha subrayado que la Comunidad va a trabajar de forma muy precisa con el Ayuntamiento madrileño y con la Fiscalía de menores para poder resolver el problema de la edad.

De igual modo, Izquierdo ha destacado que los centros de menores son lugares abiertos. "Son centros que están tipificados de forma distinta para cada edad y problemática por lo que los menores entran y salen con libertad", ha indicado, al tiempo que ha insistido en que "hay reforzar también el trabajo con los educadores de calle que tienen los menores para que cuando se detecte cualquier problema se pueda resolver de manera más eficaz".

"La gran mayoría de las personas no son menores. Con muchos de ellos todavía estamos pendientes de que la Fiscalía nos determine la edad porque nosotros no nos podemos hacer cargos de personas mayores de edad", ha dicho Izquierdo, insistiendo en que "están trabajando para que los tiempos en la tramitación de la determinación de la edad se reduzcan".

Por su parte, el subdirector del centro 'Isabel Clara Eugenia', Miguel Angel Rodríguez, ha declarado que "es un trabajo complicado por las propias circunstancias". "Sabemos que vienen chicos con problemas de estructura personal y eso nos obliga a trabajar y a poner nuestro esfuerzo, pero las dificultades son importantes", ha subrayado .

Respecto al perfil de los menores que ingresan en el centro, Rodríguez ha explicado que "hay perfiles de todo tipo", aunque tienen más atención con el perfil de menores no acompañados de origen magrebí. "En el caso de los menores no acompañados de origen magrebí, hablamos de menores que vienen con muy poca estructura personal, graves problemas de formación y que viven en la calle", ha afirmado el subdirector del centro, al tiempo que ha afirmado que las tres principales dificultades para el trato con este perfil de menores son la cultura, la religión y el idioma.

Por último, Rodríguez ha aclarado que en el centro nunca se ha presenciado una agresión. "El menor necesita una contención educativa pero en ningún momento se recurre a la violencia pero sí que nuestro trabajo nos obliga a poner límites", ha dicho, insistiendo en que la violencia "es totalmente rechazable".