Dos médicos y un enfermero ingresan para su observación y otras 2 personas reciben el alta

Actualmente son seis las personas ingresadas en el Carlos III

Los casos que presenten "decimas de fiebre" se consideraran de riesgo y serán sometidos a observación

madrid

| 08.10.2014 - Actualizado: 23:51 h
REDACCIÓN

La doctora de Atención Primaria del ambulatorio de Alcorcón y un médico del Hospital de Alcorcón, así como un enfermero del equipo sanitario que trató al misionero Manuel García Viejo, han ingresado la noche de este miércoles en el Hospital La Paz-Carlos III para su observación y otras dos personas han recibido el alta médica tras dar negativo en la segunda prueba del virus del ébola realizada a lo largo del día, según han informado fuentes sanitarias.

De esta forma, según el último balance facilitado a las once de la noche, son un total de seis las personas que permanecen ingresadas en el Hospital Carlos III.

Los últimos dos casos conocidos son dos médicos y un enfermero que han ingresado en el hospital este miércoles aunque no presentan síntomas de infección. Ni en el caso de la doctora de Atención Primaria ni en el del médico del Hospital de Alcorcón se han manifestado síntomas que apunten al contagio pero de manera preventiva han sido ingresados en la planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo.

El enfermero, por su parte, formó parte del equipo sanitario que atendió al misionero fallecido Manuel García Viejo y ha sido ingresado en la planta de casos en investigación. Está pendiente de que se le realice el primer test para comprobar si tiene el virus.

El resto de ingresados son la auxiliar de enfermería Teresa Romero, único caso confirmado de contagio por el virus y su marido, que continúa asintomático y que permanecerá ingresado 21 días, así como una enfermera del equipo que trató a García Viejo y que también está pendiente de que se le realice el primer test.

Finalmente, en las últimas horas han recibido el alta una de las enfermeras de La Paz y el ingeniero que había viajado a Nigeria tras dar negativo en ambos casos el segundo test al que han sido sometidos y que descarta definitivamente la presencia del virus.

Además, hay otras 84 personas en observación.

"LA AUXILIAR DE ENFERMERÍA TERESA ROMERO HA EXPERIMENTADO UN POQUITO DE MEJORÍA"

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha hablado por primera vez sobre la crisis del ébola y ha anunciado que la auxiliar de enfermería afectada por el virus ha experimentado "un poquito de mejoría en las últimas horas", y que "el deseo de todos es que pueda recuperarse cuanto antes".

Tras señalar que los profesionales de la sanidad madrileña hacen "un trabajo extraordinario", González ha hecho "una llamada a la calma", ya que la Comunidad cuenta con "unos profesionales muy competentes que saben lo que hay que hacer" y que están trabajando ya para evitar que se produzca un nuevo contagio y "para curar a Teresa".

Ha recalcado que la Consejería de Sanidad "está actuando conforme a los criterios que marcan los profesionales sanitarios" para atender a la afectada, y que estos a su vez "han actuado en función del protocolo" del Ministerio de Sanidad.

González ha detallado que otras cinco personas, además de Teresa Romero, se hallan ingresadas bajo vigilancia, tras el ingreso anoche de una auxiliar de enfermería y otra enfermera esta mañana por "tener algunas décimas y como precaución".

Sobre el marido de Teresa, ha dicho que "se encuentra en perfecto estado, aislado en una habitación y sin ningún síntoma", mientras que el ingeniero procedente de Nigeria "está dando negativo en las pruebas" que le están realizando.

POR SEGURIDAD

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, había adelantado la posibilidad de ingresar a la médico de Atención Primaria que atendió a la auxiliar de enfermería contagiada con ébola, dado que está considerada como paciente de alto riesgo aunque no presenta síntomas de enfermedad.

Rodríguez ha explicado que la médico exploró la garganta a Teresa Romero, si bien no presenta síntomas de enfermedad. El consejero ha explicado que ese posible ingreso se produciría no porque se pensara que tiene la enfermedad sino debido a que la propia facultativa ha pedido esa posibilidad porque tiene tres hijos pequeños y les quiere evitar el riesgo.

Por tanto y una vez se la ingrese y si en unos días no aparecen síntomas, se le remitirá de nuevo a su casa, ha insistido.

Se trataría de seguir el mismo protocolo que se ha aplicado con el marido de la auxiliar de enfermería infectada.