Dos jóvenes muertos y uno grave en Getafe tras una fiesta "rave"

madrid

| 22.08.2011 - Actualizado: 20:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Dos jóvenes de 18 años han muerto y otro está grave tras, supuestamente, haber ingerido drogas y alcohol en una fiesta "rave" celebrada en una casa abandonada de la localidad madrileña de Getafe, tras lo que el ayuntamiento ha anunciado que tomará medidas para evitar esas celebraciones.

Los cuerpos de los dos jóvenes fallecidos fueron hallados en las cercanías de un río del barrio de Perales del Río de Getafe, separados por varios cientos de metros y varias horas de diferencia, sin que en ellos haya señales de violencia.

La principal hipótesis de la Policía es que los dos jóvenes murieron por sobredosis, ya que según los primeros análisis practicados habían ingerido alcohol y estramonio -una planta tóxica utilizada antiguamente por chamanes-.

Allegados de los fallecidos han declarado que los jóvenes habían acudido a una fiesta "rave" en la finca conocida como "El monasterio de La Aldehuela", abandonada hace años y ubicada a las afueras de Perales del Río, en la que habían consumido alcohol y diferentes drogas.

El primer cadáver fue encontrado sobre las 18.00 horas de ayer en las cercanías de un río, después de que una pareja alertara al Summa de que había visto a un joven tendido en el suelo, que posteriormente fue identificado como P.E.L., de 18 años.

Horas más tarde, sobre las once de la noche, la Policía Local de Getafe y la Guardia Civil hallaron el cadáver de A.O.G., de la misma edad, unos kilómetros más adelante, también en las proximidades del río.

Un tercer joven de 20 años, A.L.G., fue hallado en estado grave y permanece hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Getafe.

Tras conocer el suceso, el Ayuntamiento de Getafe ha afirmado que estas fiestas "ilegales" vienen "de lejos" y ha anunciado que tomará "medidas" para evitar que vuelvan a organizarse celebraciones en las que los jóvenes suelen mezclar drogas y alcohol con música house, techno y trance.

Fuentes municipales han explicado a Efe que el anterior Gobierno municipal, del PSOE, conocía "desde hace mucho tiempo" que en esa finca abandonada se celebran fiestas "ilegales", pero no hizo nada.

Diferentes vecinos del barrio de Perales del Río de Getafe han denunciado hoy que hace años que se celebran "habitualmente" fiestas ilegales en la finca de La Aldehuela, en las que cientos de jóvenes consumen alcohol y drogas, y que en su opinión deben de prohibirse para evitar muertes como las de ayer.

El presidente de la Asociación de Vecinos de Perales del Río, Nicanor Briceño, ha explicado que a veces acuden cientos de jóvenes que, aunque no molestan a los vecinos porque la finca está alejada de las viviendas, en ocasiones acaban "mal".

Ha recordado que, hace tres años, dos jóvenes del barrio murieron al sufrir un accidente de tráfico cuando abandonaban una de esas fiestas, y aún así los encuentros han continuado celebrándose.

La asociación presentó hace aproximadamente un año una propuesta al anterior alcalde, Pedro Castro (PSOE) para que esa finca, que es de propiedad privada, se convirtiese en una casa rural en la que se estudiase el entorno ambiental de la zona, pero esta idea "no se pudo materializar" antes de las elecciones del pasado mes de mayo, en las que ganó el PP.

Briceño ha pedido al actual alcalde, Juan Soler, que "tome las medidas que tenga que tomar", ya que la situación actual "no se puede consentir".

Por su parte, Emilio García, vecino de la zona desde hace muchos años, ha relatado que las "macrofiestas" suelen celebrase cada dos o tres fines de semana "de manera organizada", y además del riesgo para los asistentes han supuesto el destrozo del caserón.

La Policía Nacional investiga el suceso, en el que no cree que haya resultado afectado ningún otro joven.