Dos hermanos muertos en una furgoneta en el barrio del Pilar intoxicados por una estufa

Vivían en la furgoneta y trabajaban como fontaneros

Dormían en un colchón en el interior del vehículo en la confluencia de las calles Monforte de Lemos y Ganapanes

En el interior del vehículo también había una estufa de butano

madrid

| 29.11.2016 - 16:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los dos hermanos de 51 y 52 años que han sido encontrados este martes sin vida en el interior de una furgoneta vivían en el vehículo estacionado en un descampado del Barrio del Pilar, trabajaban como fontaneros y pidieron trabajo en una obra de construcción de la calle Ganapanes hace dos meses, según han explicado a Europa Press vecinos y comerciantes de la zona.

Los dos hermanos han sido hallados muertos esta mañana en el interior de una furgoneta aparcada en el madrileño barrio del Pilar, presuntamente intoxicados por la mala combustión de una bombona de butano.

La furgoneta ha sido retirada alrededor de las 16 horas, tras ser confirmada la muerte de estas dos personas por el Samur-Protección Civil, y tras concluir la investigación de la Policía Municipal en el lugar.

Según afirman vecinos y trabajadores de las calles Monforte de Lemos y Ganapanes, los dos hombres eran españoles y trabajaban como fontaneros en el barrio de La Coma, situado cerca del lugar de los hechos.

Además, uno de los vecinos ha afirmado que les vio ayer por la tarde yendo hacia el barrio de La Coma en la furgoneta en la que han fallecido esta mañana. "Yo iba detrás de ellos con mi coche", ha explicado este vecino.

Asimismo, varios vecinos han indicado que estas dos personas "no daban problemas" y que eran "tranquilos".

La furgoneta, que ya ha sido retirada por la Policía Municipal, se encontraba en un descampado situado en las inmediaciones de estas dos calles en el que varias familias viven en el interior de vehículos. "Todos menos ellos son rumanos", ha explicado un trabajador de una tienda cercana.