Dos detenidos por obligar a mujeres a prostituirse en pisos y peluquerías

La Policía ha detenido a siete personas, cinco en Tenerife y el resto de Alcalá de Henares, vinculadas a una organización que doblegaba la voluntad a mujeres de origen africano utilizando ritos vudú y que eran víctimas de trata con fines de explotación sexual. Así, los agentes han liberado también a dos mujeres, una de ellas procedente de Nigeria y otra de Sierra Leona, víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

madrid

| 28.03.2016 - 11:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a dos personas por obligar a mujeres, algunas captadas en Colombia, a ejercer la prostitución en pisos y peluquerías y a dar masajes eróticos con "final feliz", incluso con el hombre que había pagado su viaje a España y con otros, en ocasiones de forma simultánea.

Según ha informado hoy la Dirección General de la Policía, una de las víctimas era una mujer colombiana que pudo escapar de esa situación gracias a la ayuda de una amiga que, además, denunció los hechos a las autoridades consulares de su país. Fueron éstas quienes, a su vez, pusieron el asunto en conocimiento de agentes especializados de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía española.

Enseguida se puso en marcha una investigación que concluyó con la detención de dos personas, un hombre de nacionalidad española y una mujer colombiana, acusados de delitos de trata de seres humanos, relativos a la prostitución, favorecimiento de la inmigración ilegal y agresión sexual. La denunciante había residido en España con anterioridad y regresado a Colombia hace unos meses tras quedarse sin trabajo.

Como necesitaba volver a España para concluir los trámites de su nacionalización y, ante la falta de recursos económicos, decidió pedir ayuda a un conocido suyo, un español que le compró un billete de avión para que pudiera viajar Al llegar a Madrid fue recogida en el aeropuerto por los detenidos, quienes nada más aterrizar la informaron de que para satisfacer la deuda que había adquirido con ellos por el viaje tendría que trabajar en una peluquería ejerciendo la prostitución y realizando masajes eróticos.

Después, la llevaron a un piso para que se alojase y sumaron el alquiler a la deuda contraída del viaje.En esa vivienda permaneció aproximadamente un mes hasta que fue rescatada por una amiga, que denunció los hechos. Mientras, la víctima regresó nuevamente a Colombia donde, gracias a la colaboración de la Consejería Española de Interior y a las autoridades judiciales y policiales de ese país, fue localizada y oída en declaración por parte del Ministerio Fiscal, que hizo llegar su testimonio a la Policía española.

La operación se enmarca dentro de la segunda fase del Plan contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, puesto en marcha por la Policía Nacional en 2013. Solo el pasado año se llevaron a cabo más de 200 operaciones contra organizaciones dedicadas a la explotación sexual de mujeres, que se saldaron con casi 700 detenidos y 520 víctimas liberadas.

Con la puesta en marcha de este plan, la Policía Nacional ha puesto en marcha la mayor campaña de concienciación en redes sociales y medios de comunicación contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Dentro de la campaña, se activó el claim "Con la trata, no hay trato. Denúncialo", con el que la Dirección General de la Policía está promoviendo la inclusión de vídeos y carteles en prensa escrita, radio y televisión para concienciar e implicar a los ciudadanos, sobre todo a los clientes potenciales de esos servicios, contra este tipo de delitos.

Asimismo, la Policía tiene activada la línea telefónica 900105090 y el correo electrónico trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial.