Dos casinos en el corazón de Madrid se adelantarán a Eurovegas

En el Paseo de Recoletos ya han comenzado las obras del Casino de Torrelodones

madrid

| 02.04.2013 - 17:04 h
REDACCIÓN

Los casinos de los municipios madrileños de Torrelodones y Aranjuez trabajan a toda máquina para abrir este mismo año en el corazón de la capital las sucursales que les permitirán adelantarse al "boom" del negocio del juego que supondrá la llegada del complejo de ocio Eurovegas.

Hasta 2012, la legislación estatal del juego que permitió la apertura del primer casino de la Comunidad de Madrid, el de Torrelodones, hace 32 años, impedía que las salas de juego estuvieran a menos de 29 kilómetros de los núcleos urbanos, por lo que esta empresa se ubicó justamente a esa distancia hacia el norte de la capital.

Posteriormente, el Gobierno autonómico autorizó la apertura del segundo casino de Madrid, el de Aranjuez, en 2005, en este caso a 47 kilómetros de la Puerta del Sol hacia el sur.

La apertura de las sucursales o "apéndices" de ambos casinos "en el mismo o distinto término municipal" no fue autorizada legalmente hasta la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid de 2012, cuando el Gobierno regional añadió un apartado a la ley autonómica sobre el juego de 2001.

MÁXIMO DE 1.000 METROS CUADRADOS

Un año después, la ley de acompañamiento a los presupuestos de la Comunidad para 2013 precisó que esas "salas apéndice" no se podrían autorizar a los casinos "incluidos en los Centros Integrados de Desarrollo", que es la figura a la que se acogerá el proyecto del complejo de ocio Eurovegas.

También se estableció que "cada sala podrá tener como máximo una superficie de mil metros cuadrados y hasta 65 máquinas de juego instaladas".

Aunque esta liberalización parcial de la apertura de salas de juegos coincidió en el tiempo con el proceso para la llegada de Eurovegas, que tiene previsto inaugurar su primera fase en 2016 en el municipio de Alcorcón, fuentes de la Comunidad han asegurado a Efe que es "incorrecto" decir que el objetivo era compensar la llegada del complejo del magnate estadounidense Sheldon Adelson.

Las empresas que gestionan los casinos de Torrelodones y Aranjuez comenzaron entonces a buscar ubicación en Madrid y lo encontraron en dos puntos neurálgicos de la ciudad situados a menos de un kilómetro de distancia uno del otro.

La primera abrirá su sala satélite en un inmueble recién rehabilitado en los números 37 al 41 del paseo de Recoletos, junto a la plaza de Colón, y la segunda en un elegante edificio en el número 24 de la Gran Vía alquilado hasta ahora por el Ayuntamiento de Madrid.

El consistorio de la capital ya ha autorizado los correspondientes planes especiales de urbanismo aunque la Comunidad de Madrid no ha recibido todavía las correspondientes solicitudes de autorización.

Mientras los responsables del casino de Aranjuez prefieren no adelantar nada de su proyecto, los de su competidor han anunciado en un comunicado el inicio de las obras junto a la plaza de Colón.

Si se cumplen sus previsiones, la sucursal estará lista antes de fin de año y se convertirá en el primer casino legal de la capital de España, aunque fuentes sindicales indicaron hace un mes a Efe que la pretensión de la empresa propietaria del casino de Aranjuez, que ya busca personal, es abrir su sala apéndice después del verano.