Dos búlgaros detenidos por clonar tarjetas en cajeros

Colocaron dispositivos para clonar tarjetas en más de 140 cajeros, afectando a más de 500 víctimas

Podían llegar a estafar 20.000 euros cada dos días con el clonado de tarjetas

madrid

| 16.07.2015 - 11:46 h
REDACCIÓN

La Policía Nacional ha detenido a dos hombres, de nacionalidad búlgara, que clonaban tarjetas de crédito mediante el método de 'skimming' y que llegaron a estafar a más de 500 personas y que incluso podían llegar a sustraer unos 20.000 euros cada dos días.

Así lo han detallado en rueda de prensa la Delegada de Gobierno, Concepción Dancausa; el Jefe Superior de la Policía de Madrid, José Luis Conde y el Inspector Jefe de fraudes de la Jefatura Superior de Madrid, Rafael Pareja.

Los dos individuos formaban parte de una red con su centro de operaciones en Bulgaria, y que se trataba de una de las bandas "más técnicas" que han encontrado, ha asegurado Pareja. Durante los registros efectuados se ha intervenido material para la fabricación de estos dispositivos, así como discos duros, tarjetas de crédito, aparatos electrónicos y dinero en efectivo.

La técnica de 'skimming' consiste en la copia de la banda magnética de la tarjeta y, con una cámara, grabar el PIN que marca el usuario. Mediante mensaje cifrado, pasaban la información a otras personas que la volcaban en una tarjeta blanca, y sacaban dinero en países como Estados Unidos, Argentina, Vietnam o Indonesia.

Los investigadores estiman que con este método podrían haber obtenido un beneficio de más de un millón de euros. El delito también se cometía en la dirección inversa, de modo que con tarjetas clonadas fuera de España se sacaba dinero en cajeros de nuestro país.

Este sistema lo instalaron en más de 140 cajeros y ha afectado a más de 500 víctimas. Pareja asegura que esto se puede evitar simplemente tapando el teclado con la mano a la hora de pulsar el número PIN.

Así se concluye una investigación de más de dos años. La policía también ha querido destacar que la misma operación se producía en Brasil, Estados Unidos o Argentina, y se sacaba el dinero en España.

Para evitar este fraude, la Policía recomienda, entre otros consejos, firmar inmediatamente la tarjeta cuando se recibe, memorizar el PIN, que no debe estar compuesto por la fecha de nacimiento u otro número fácilmente deducible, y no apuntarlo junto a la tarjeta ni facilitarlo a nadie.

Además pide conservar los justificantes de compra y los resguardos de los cajeros, no perder de vista la tarjeta al hacer un pago, comprobar que nadie observa cómo se teclea el PIN, y cubrir el teclado con la mano para evitar que nadie tenga acceso a su clave