Dos alunizajes en menos de 24 horas ponen en guardia al barrio de Montecarmelo

(Telemadrid)

madrid

| 09.05.2012 - Actualizado: 10:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El barrio de Montecarmelo, en Madrid, ha sufrido en tan solo 24 horas dos robos por el método del alunizaje. Una farmacia y una heladería han sido los dos últimos objetivos de los ladrones que según los comerciantes y los vecinos actúan con bastante frecuencia e impunidad a pesar de la "rapidez" de la policía en llegar.

En declaraciones, la farmacéutica que sufrió el robo en la madrugada del domingo al lunes ha señalado que ella recibió la llamada de la empresa de seguridad comentándole que habían saltado todas las alarmas de la farmacia por lo que presentían que estaba sufriendo un robo. "Efectivamente habían 'alunizado' un coche utilitario en el que iban tres personas", ha comentado para añadir que todo ocurrió en menos de un minuto, lo justo para llevarse la caja registradora.

A pesar de lo aparatoso de la situación, la farmacéutica ha aclarado que de valor no pudieron llevarse una suma importante, si bien, lo peor para ella es "lo que dejan detrás" ya que rompieron lunas por un valor de 5.500 euros, mobiliario de farmacia y productos.

Preguntada por si en la zona suele haber atracos, ha indicado que Montecarmelo últimamente "está muy caldeado". Así, ha recordado que en el mes de abril han atracado hasta cuatro veces en esa misma manzana y "no hay semana en la que no" ocurra algo. "Pese a que la policía hace un trabajo fantástico, si la justicia no se lleva a fin no hay miedo a hacer estos atracos", dijo. UNA HELADERIA ALUNIZADA

Por su parte, el gerente de la heladería que ha sufrido el atraco en la noche del lunes al martes, Jesús, ha indicado que estaba durmiendo cuando recibió "una llamada de la central de alarmas diciendo que había dos encapuchados en el local". Esta vez se llevaron lo que había en las máquinas tragaperras después de reventarlas.

Según dijo, el negocio lleva un mes abierto por lo que desconoce si la zona es peligrosa, aunque sí ha reconocido que "ocurren cosas muy raras" en el barrio. "Los que quieran montar negocio es zona buena y agradable, pero esto --los atracos-- pueden echar para atrás", dijo.

Por último, el portero de una finca que ya ha sufrido varios atracos ha comentado que el problema del barrio es que es demasiado grande como para que la policía esté pendiente de todo lo que ocurre, a pesar de que se ve con frecuencia la patrulla.