Prisión sin fianza para el joven rumano que estranguló a su pareja en Torrejón | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Prisión sin fianza para el joven rumano que estranguló a su pareja en Torrejón

El padre del presunto homicida dice que la novia le hacía la vida imposible

madrid

| 06.04.2011 - Actualizado: 19:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La juez titular del juzgado de Violencia sobre la Mujer de Torrejón de Ardoz (Madrid) ha decretado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de Dorel M., acusado de haber estrangulado a su pareja el lunes pasado. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha informado hoy de la decisión de la juez respecto a Dorel M., que se ha acogido a su derecho a no declarar.

Dorel M. fue detenido como presunto responsable de la muerte de su compañera sentimental, Viorela Alexandra M., a la que estranguló y cuyo cadáver mostró a través de la webcam a su propio padre, residente en Rumanía. El acusado ha comparecido hoy ante la juez de Violencia sobre la Mujer de Torrejón de Ardoz, acusado de los delitos de homicidio y aborto, ya que Viorela estaba embarazada en el momento del fallecimiento.

Tras su estancia en el juzgado de Torrejón de Ardoz el detenido ha sido conducido a un centro penitenciario de la Comunidad de Madrid. Dorel M. tiene veintiún años y Viorela Alexandra M. tenía diecinueve.

Ella estaba embarazada de cinco meses y ambos tenían ya una hija de tres años, que estaba en el domicilio cuando la Policía llegó, alertada por las Fuerzas de Seguridad de Rumanía.

EL PADRE DEL PRESUNTO HOMICIDA DICE QUE LA NOVIA LE HACÍA LA VIDA IMPOSIBLE

Dorel Marcu, el padre del joven rumano que este lunes presuntamente mató a su novia en Torrejón de Ardoz y luego le mostró el cadáver por Internet, ha afirmado que la víctima "hacía la vida imposible" a su hijo. "Le hacía la vida imposible, le echaba a menudo de casa y traía a otros hombres", ha declarado Dorel Marcu en una conversación telefónica desde su casa de Copsa Micu, en el centro del país.

Según las informaciones proporcionadas por la policía española, al parecer la víctima le comunicó a su agresor su intención de romper la relación y que el hijo que esperaba no era suyo. Tras los hechos, el hombre se comunicó por Internet con su padre en Rumanía y, a través de una webcam, le mostró el cuerpo sin vida de su compañera. "Al hablar con él temí que se tirara por el balcón", ha declarado Marcu, quien afirma que su hijo "iba a volver pronto a Rumanía porque no aguantaba más. Ahora está enterrado en vida".

Fue el padre del joven, tras hablar con él, quien alertó a la policía rumana que, a su vez, informó a la policía española. "Se burlaba de él, le hizo dormir muchas veces en las escaleras", añade el progenitor del presunto homicida.

Marcu quiere viajar ahora a España para estar cerca de su hijo, pero carece de medios económicos. "Un viaje a España cuesta mucho dinero y yo no tengo trabajo. En casa sólo trabaja la mujer", ha explicado Marcu, que se ha puesto en contacto con el consulado rumano en Madrid para que le ayude con el desplazamiento.

El padre también calificó de "mentira" que su hijo quisiera matar también a la hermana de su novia, como han escrito algunos medios. La hermana "estaba con él en casa cuando hablamos por teléfono. Si hubiera querido hacerlo, lo hubiera hecho", ha afirmado el padre, que ha dicho que si su hijo no se separó de su novia fue por la niña (de tres años) que tenían en común.

El crimen ha causado una gran conmoción en Rumanía y toda la prensa se hace eco del caso y recoge reacciones en Copsa Mica, donde "todo el mundo habla del crimen", según dijeron a Efe vecinos de la localidad.

El alcalde de la ciudad donde vive Dorel Marcu, Daniel Tudor Mihalache, ha asegurado que "estas cosas pueden pasar con gente de cualquier parte" y que "lo que ha sucedido no compromete en nada la imagen del pueblo", situado a unos 300 kilómetros al norte de Bucarest.