Diecisiete detenidos y desmantelados 5 puntos de venta de droga en Cañada Real

Se han incautado de un kilo de cocaína, medio de heroína, dos pistolas, escopetas, dinero y joyas

madrid

| 26.10.2015 - 09:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Con la caída del "clan de los Bigotes", que ha supuesto la detención de diecisiete personas, y el desmantelamiento de cinco puntos de venta de droga la Policía Nacional ha asestado un nuevo golpe al narcotráfico en este poblado madrileño, donde ya sólo quedan operativos dos grupos delictivos.

La delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, y el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez, junto con los responsables de la operación, han dado cuenta en rueda de prensa de este nuevo golpe que se suma a los otros noventa y ocho asestados por este Cuerpo contra el narcotráfico en la Comunidad madrileña en lo que va de año, seis de ellos en la Cañada Real.

En esta ocasión la Policía ha detenido a cuatro matrimonios encargados de la venta de estupefacientes en tres casas -dos de ellas por el día y una por la noche- y a nueve "machacas", quienes realizaban las labores de vigilancia para evitar ser detectados por los agentes.

Según los investigadores, este clan, que ya había operado en el poblado madrileño La Mimbrera, llevaba actuando en la Cañada Real al menos tres años y adoptaba importantes medidas de seguridad que han impedido su desarticulación hasta ahora.

Durante la operación los agentes se han incautado de un kilo de cocaína, medio de heroína, dos pistolas y otras tantas escopetas con su correspondiente munición, 17.000 euros en efectivo y numerosas joyas.

Con la detención de estas diecisiete personas -ocho de ellas, que conforman los cuatro matrimonios, ya en prisión- son 482 los arrestados por la Policía en lo que va de año en Madrid por delitos contra la salud pública, treinta y cuatro de ellos en la Cañada Real.