Día de luto oficial por la quinta víctima de la fiesta en el Madrid Arena

María Teresa Alonso, de 20 años falleció a causa de las "lesiones cerebrales severas" que padecía

El Ayuntamiento decreta para este viernes día de luto oficial por la quinta víctima

Botella acude al hospital a dar su pésame a la familia de la última fallecida

Suspendida hasta el lunes la comisión de investigación

madrid

| 29.11.2012 - 15:46 h
REDACCIÓN

La joven María Teresa Alonso, de 20 años, que resultó herida en la avalancha ocurrida en la madrugada del 1 de noviembre en la fiesta celebrada en el recinto Madrid Arena, ha fallecido este jueves en la Fundación Jiménez Díaz a las 13.30 horas, han informado fuentes hospitalarias. El Ayuntamiento de Madrid ha decretado día de luto oficial para este viernes por la muerte de la quinta víctima de la avalancha que se produjo en la fiesta de Halloween del Madrid Arena, y ha suspendido el acto de presentación de la campaña navideña prevista para este día.

La quinta víctima mortal de la fiesta de Halloween del Madrid Arena ha muerto como consecuencia de las "lesiones cerebrales severas" que padecía tras la avalancha humana que había costado la vida a otras cuatro jóvenes.

Alonso, que nació en Madrid el 5 de abril de 1992, permanecía ingresada desde el pasado 1 de noviembre en la UVI del hospital madrileño con ventilación asistida y en estado de coma.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha acudido esta tarde a hospital a dar el pésame a la familia de María Teresa Alonso y ha asegurado que tomará todas las medidas que estén en su mano para que se sepa toda la verdad.

El fallecimiento de la joven eleva a cinco el número de víctimas mortales en esta tragedia; las otras son una chica de 17 años y otras tres de 18 años, que también murieron aplastadas en la avalancha humana que se produjo en uno de los pasillos del pabellón.

Las fallecidas fueron Katia Esteban Casielles, Rocío Oña Pineda y Cristina Arce de la Fuente, todas ellas de 18 años y fallecidas el mismo día de la tragedia; y Belén Langdon, de 17, que murió el 3 de noviembre.

Tras el suceso, el vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, explicó que el evento cumplía todos los requisitos legales y técnicos para su celebración y que, según la información facilitada por la empresa organizadora, Diviertt, se vendieron 9.650 entradas de las 10.600 disponibles.

Sin embargo, el recuento final de las ocho urnas de entradas encontradas por la policía arroja una cifra de 16.791 tiques, lo que supera en un 58,4 por ciento al aforo permitido por el evento, según informaron ayer fuentes jurídicas.

Horas después de lo ocurrido en el Madrid Arena, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, anunció que el Ayuntamiento se personaría como acusación particular si el juez determina que la empresa organizadora tiene responsabilidad en la tragedia y aseguró que, mientras sea alcaldesa, no se cederán "nunca más" espacios municipales para eventos similares.

En los días siguientes a la tragedia los partidos de la oposición y diversos colectivos criticaron la gestión del Gobierno municipal en relación con la fiesta de Halloween y pusieron en duda los datos inicialmente difundidos por el vicealcalde, cuya gestión fue expresamente avalada por Botella.

El pasado 13 de noviembre el tercer teniente de alcalde, delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana del Ayuntamiento y presidente de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos -propietaria del recinto Madrid Arena-, Pedro Calvo, presentó su dimisión de estos cargos, aunque mantiene su acta de concejal.

Tres días después, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó por unanimidad la constitución de una comisión de investigación sobre el caso que comenzó el pasado martes.

Las sesiones de esta comisión de investigación por el Madrid Arena han sido suspendidas hasta el lunes por la muerte de la quinta joven, como ha anunciado este jueves el presidente de la comisión, Pedro Corral.

El juez aceptó la personación del consistorio en la causa como "parte interesada" y la instrucción determinará si como acusación particular o en calidad de responsable civil subsidiario.

Las familias de las víctimas y el Grupo Socialista en el Ayuntamiento se han presentado como acusación particular y la organización Manos Limpias como acusación popular.