Detenidos tres nigerianos acusados de explotar a mujeres en el polígono Marconi

madrid

| 13.04.2016 - Actualizado: 14:52 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Agentes de la Policía Nacional han liberado a dos mujeres de nacionalidad nigeriana que eran explotadas sexualmente en el Polígono Marconi de Madrid, en el distrito de Marconi, ha informado el Ministerio del interior en un comunicado. Las investigaciones se iniciaron a raíz de una denuncia anónima realizada al teléfono gratuito 900 105 090, en el marco del Plan Contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual.

En el marco del operativo se han detenido a tres personas, también nigerianas, en las localidades de Leganés y Fuenlabrada. Las víctimas, que habían llegado recientemente a España, habían contraído una deuda de 30.000 euros con sus proxenetas y eran aleccionadas para conseguir la admisión de la solicitud de asilo, con el fin de evitar así su expulsión.

Además, los explotadores lograban un control absoluto de las mujeres sometiendo por completo su voluntad mediante el empleo de rituales de vudú. Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de noviembre de 2015 a raíz de una llamada anónima en la que se denunciaba la situación de dos jóvenes nigerianas que al parecer eran obligadas a ejercer la prostitución en el Polígono Marconi.

Partiendo de esta información, los agentes comenzaron una investigación que permitió corroborar los datos aportados por el denunciante y descubrir la existencia de una infraestructura orientada a la explotación sexual de mujeres en domicilios de las localidades madrileñas de Leganés y Fuenlabrada.

Como resultado del operativo organizado en ambas localidades tres personas de nacionalidad nigeriana fueron detenidas. De Nigeria a España atravesando el Sahara Los miembros de la organización traían a las víctimas a nuestro país desde Nigeria haciendo uso de diversos medios de locomoción terrestre o incluso a pie.

El viaje podía llegar a prolongarse durante varios meses al atravesar el desierto del Sahara para llegar a Marruecos. Una vez en el país vecino eran introducidas en España por medio de embarcaciones tipo patera. Las víctimas eran trasladadas en condiciones muy precarias, llegando a ser sometidas a todo tipo de abusos y agresiones durante el trayecto. Los explotadores lograban el control absoluto de las mujeres captadas sometiendo por completo su voluntad mediante el empleo de rituales de vudú.

Ya en nuestro país, las mujeres eran informadas de la deuda contraída con los detenidos en concepto de organización del viaje, unos 30.000 euros, y de que debían saldarla ejerciendo la prostitución en el polígono Marconi y otras vías públicas durante jornadas interminables. Además eran también aleccionadas para que se presentaran en la Oficina de Asilo y Refugio y contaran una historia falsa con la que lograr la admisión de una solicitud de protección internacional (asilo) con el fin de dificultar su expulsión del país ante posibles detenciones por Infracción a la Ley de Extranjería.

La operación ha sido llevada a cabo por la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y la UCRIF de la Jefatura Superior de Madrid. Más de 1300 llamadas al teléfono de la trata durante el pasado año Esta operación se enmarca dentro del Plan Policial contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, que en enero de 2015 inició su segunda fase.

Desde su puesta en marcha, en 2013, la Policía Nacional activó la línea telefónica 900.10.50.90 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos. Solo durante el año 2015 se recibieron 1388 llamadas telefónicas y 414 correos electrónicos, que originaron casi 500 investigaciones por delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.