Detenidos por la colocación de un artefacto simulado en una iglesia de Madrid

madrid

| 05.07.2014 - 12:00 h
REDACCIÓN
Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas por su presunta participación, el pasado 12 de octubre, en la colocación de un paquete que simulaba ser un artefacto explosivo en una iglesia de la localidad madrileña de Quijorna, que tuvo que ser desalojada cuando fue localizado detrás del confesionario.

Tras el estudio del paquete sospechoso por parte del Grupo Especialista en Desactivación de Explosivos (GEDEX) de la Comandancia de Madrid, se comprobó que el paquete sospechoso contenía una radio CD/despertador, envuelta en cinta adhesiva, que tenía programada una alarma para que reprodujera, a gran volumen y durante la celebración del acto religioso, el contenido de audio de un dispositivo de memoria.

Los encargados de investigar los hechos fueron concretando, a través de las diferentes líneas de investigación, que los presuntos autores pertenecían a un grupo antifascista que actuaba bajo el nombre de "Comando28".

Fruto de las investigaciones del Grupo de Información de la Comandancia de Madrid, se ha logrado finalmente identificar y detener a los cuatro presuntos causantes de este hecho delictivo a los se les imputan delitos contra el ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas.

Cuando se halló el paquete sospechoso, debido a la alarma producida, la Guardia Civil y la Policía Local del municipio procedieron al desalojo de las personas que se encontraban en la iglesia, activándose, de forma simultánea, los protocolos de seguridad y emergencias establecidos para estos supuestos.

Inmediatamente, se trasladaron al lugar expertos en la desactivación de artefactos explosivos, incluida una unidad canina, así como agentes del Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid que se hicieron cargo de la investigación y que finalmente han logrado esclarecer los hechos.