Detenidos 'in fraganti' los atracadores de más de 20 tiendas de telefonía móvil en Madrid

Coche de la policia nacional (coche_policial_470)

madrid

| 27.11.2011 - 12:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres individuos como presuntos autores de más de 20 atracos a tiendas de telefonía móvil y cuyo 'modus operandi' consistía en intimidar a los empleados con armas de fuego y, tras maniatarles y encerrarles en la trastienda del local, robaban los terminales de alta gama y la recaudación, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Además, ha sido detenido el propietario de una tienda de reparación de móviles que compraba los terminales robados y los revendía como lícitos. En los cuatro registros practicados, los agentes han intervenido 263 teléfonos robados, 15.000 euros en efectivo y la pistola con la que cometían los atracos.

La investigación, una más de las que la Jefatura Superior de Policía de Madrid está llevando a cabo contra los robos en establecimientos, comenzó el pasado mes de agosto.

El robo con intimidación en una tienda de telefonía situada en el barrio de Moratalaz puso a los agentes tras la pista de tres atracadores.

'MODUS OPERANDI'

El análisis de los hechos permitió a los agentes constatar el 'modus operandi'; tres individuos accedían al local, siempre tiendas de venta de terminales telefónicos, e intimidaban al empleado con armas de fuego.

Tras maniatarle con bridas, le encerraban en el almacén. Posteriormente, introducían la recaudación y los terminales, siempre de alta gama, en bolsas de deporte y huían del lugar.

Tras diversas gestiones, los investigadores averiguaron el destino final de los teléfonos robados. Los agentes localizaron a un varón que hacía uso de uno de los terminales sustraídos y que manifestó que lo había comprado en un establecimiento de reparación de móviles del distrito madrileño de Vallecas.

Con la información obtenida, los agentes localizaron el local de servicio técnico. El propietario, un individuo de nacionalidad china, actuaba como "perista"; recibía con habitualidad terminales de alta gama y sus accesorios, todos ellos procedentes de los robos, y los revendía como lícitos.

En ese momento, los policías procedieron a la detención de Hui C. como presunto autor de un delito de receptación. En el registro del inmueble, hallaron material de asaltos que se habían cometido en el municipio de Fuenlabrada y en los distritos de Tetuán y Moratalaz.

Diversas pesquisas permitieron a los investigadores identificar a los atracadores. Para su localización, los agentes establecieron el correspondiente dispositivo operativo en torno a varios establecimientos.

Días después, los tres individuos fueron interceptados y detenidos instantes después de cometer un nuevo atraco en una tienda en el distrito madrileño de Carabanchel. En el interior del vehículo en el que pretendían huir se encontraron los efectos que acababan de robar y las armas, pistolas simuladas, que habían utilizado en el asalto.

Con la preceptiva autorización judicial, los agentes realizaron las correspondientes entradas y registros de cuatro domicilios. Allí incautaron 15.000 euros en efectivo, 263 terminales sustraídos, un kilo y medio de marihuana, 50 gramos de cocaína, dos ordenadores portátiles y una pistola de aire comprimido.

Además del último atraco, en el que fueron detenidos, a los tres atracadores se les imputan otros veinte más cometidos en los tres

últimos meses en la Comunidad de Madrid. Ya han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

La operación se ha llevado a cabo por el grupo II de la Brigada Provincial de Policía Judicial, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.