Detenidos 18 miembros de una mafia georgiana por robo en viviendas en Madrid

Se les atribuyen decenas de robos por la técnica del "ganzuado"

Un "ladrón de ley" georgiano dirigía desde una cárcel turca una banda especializada en robos en viviendas

"Malvivían" en habitaciones alquiladas y su vida se resumía en "drogarse y robar"

madrid

| 28.06.2016 - 10:29 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Policía Nacional ha detenido a 18 personas como presuntos miembros de una banda georgiana, denominada Kanonieri Kurdi, a la que se le atribuyen decenas de robos en viviendas de Madrid.

Durante la operación la Policía ha detenido, entre otros, a varios expertos en la técnica del 'ganzuado', conocidos por los miembros de la banda como 'manos de oro' o 'mecánicos' -por la facilidad con la que pueden abrir las puertas de las viviendas- y que son muy preciados por otros grupos de delincuentes georgianos.

Además, han sido arrestadas también otras cinco personas que colaboraban con ellos, tanto en los asaltos como en la receptación de lo robado.

"LADRÓN DE LEY"

Un "ladrón de ley" georgiano dirigía desde una cárcel turca una banda especializada en robos en viviendas, integrada fundamentalmente por ciudadanos de ese país, que actuaba "frenéticamente" en Madrid, entrando en varios pisos en un solo día, y a la que por el momento se les imputan cuarenta robos.

La delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández, y el jefe de la Brigada de Policía Judicial provincial, José Luis Conde, han informado en rueda de prensa de la desarticulación de dos cédulas de la banda Kanonieri Kurdi, junto a otras cinco personas que receptaban lo robado.

Los dieciocho miembros del grupo, todos ellos con antecedentes tanto en España como en otro países, han ingresado en prisión, mientras que el resto ha quedado en libertad.

CATORCE ROBOS A LA SEMANA

Se trata de uno de los grupos más activos actualmente en Madrid, donde se tiene constancia de que empezaron a funcionar a principios de año y donde llevaban a cabo una actividad "frenética", con unos catorce robos a la semana, en diferentes barrios de la capital. En alguna ocasión perpetraron hasta seis robos el mismo día.

Su objetivo era conseguir dinero y objetos de valor de forma rápida y segura, aunque no fuese en mucha cantidad, para gastarlo en la heroína que consumían y en la denominada "caja común" de la banda, en la que tenían que ingresar un determinado valor.

"Malvivían" en habitaciones alquiladas y su vida se resumía en "drogarse y robar", según los investigadores.

Funcionaban de forma muy organizada y jerarquizada, con expertos en la técnica del "ganzuado" que eran conocidos como "manos de oro" o "mecánicos" por su facilidad para abrir las puertas, y que estaban muy cotizados por otros grupos de delincuentes georgianos.

Un veterano ladrón de unos cincuenta años, Koba, dirigía la banda desde una cárcel de Turquía en la que lleva interno ocho años por robos. Los primeros años estuvo sin teléfono, pero luego se le permitió y comenzó a liderar a los Kanonieri Kurdi.

Tenía rango de "ladrón de ley", denominación georgiana para los ladrones expertos y veteranos que, además de liderar una banda, dirimen los problemas internos como si de un juez se tratara, han explicado los investigadores.

Una vez cometidos los robos en un bloque de pisos de un determinado barrio, cogían el metro o el autobús para irse a otro.

PLÁSTICO EN LAS PUERTAS

La Policía detectó a principios de 2016 un incremento de robos en viviendas sin violencia, aprovechando que los inquilinos no estaban y utilizando un mismo "modus operandi": colocaban trocitos de plástico en las puertas, para detectar si alguien había entrado pasadas unas horas o días, o bien llamaban a los porteros reiteradamente para asegurarse de que no había nadie.

La Policía puso en marcha entonces la operación Domus y constató que los ladrones actuaban en grupos de dos o cuatro personas, de manera que mientras unos robaban otros vigilaban.

Los responsables policiales han destacado que estos ladrones se caracterizaban por su itinerancia por toda Europa y por su gran movilidad por toda España.

Preguntados por el hecho de que en España hay casos en los que este tipo de delincuentes quedan en libertad cada vez que son detenidos, el jefe superior de Policía ha explicado que estas bandas buscan en diferentes países "el mejor momento" o "una mayor permisividad", y por ejemplo esta banda huyó de Italia porque allí se les aplican leyes antimafia