Detenido un joven que fingía ser empresario tras robar en chalés de Madrid

madrid

| 14.10.2015 - 14:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha detenido en Sevilla a un joven de 24 años por siete robos en viviendas de la zona noroeste de Madrid y que, con identidades falsas, fingía ser un empresario acaudalado propietario de un gimnasio para disimular el origen ilícito de sus ingresos.

Además, también han sido arrestados un cómplice, de 25 años, que le ayudó en tres asaltos, así como dos mujeres, de 31 y 21, encargadas de dar salida a lo robado, y los agentes han recuperado siete relojes valorados en más de 25.000 euros, informa la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

El joven que se hacía pasar por empresario, A.Z., detenido en un hotel de lujo de la capital andaluza en el que se alojaba con una identidad falsa, cuenta con un amplio historial delictivo contra el patrimonio y llevaba un alto nivel de vida por los robos que cometía.

Este alto poder adquisitivo le permitía adquirir documentos auténticos y utilizaba las identidades para despistar a la Policía, por lo que también se le imputa un delito de falsedad documental. Tras su detención en el hotel de Sevilla, se decretó su ingreso en prisión provisional.

El detenido siempre actuaba en la zona noroeste de la Comunidad de Madrid, donde entraba en viviendas en las que presuponía que podía encontrar dinero, joyas o relojes de gran valor, y actuaba principalmente en verano, cuando las puertas y ventanas de las casa suelen estar abiertas.

Una vez dentro, robaba sin causar desperfectos ni desorden, por lo que conseguía que los propietarios no se percatasen del hurto hasta tiempo después. Además, el detenido había creado una profesión pantalla para disimular el origen ilícito de sus ingresos y fingía ser un empresario acaudalado propietario de un gimnasio.

Cuidaba mucho su imagen y llevaba un elevado tren de vida que incluía prendas de lujo, reservados en locales de moda de Madrid donde era muy conocido, alquiler de coches de alta gama y hoteles de 4 y 5 estrellas de la Costa de Sol y Palma de Mallorca.

Este joven contaba con varias órdenes de búsqueda pero su localización por las Fuerzas de Seguridad se vio dificultada debido a que viajaba por diversas provincias y no permanecía mucho tiempo en el mismo sitio, además de que usaba otras identidades.

Las investigaciones han sido llevadas a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid y del Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, en colaboración con las brigadas provinciales de Policía Judicial de Sevilla y de Palma de Mallorca.