El Guardia Civil detenido por matar a un hombre da positivo en cannabis

En el kilómetro 67 de la A-3, en el término municipal de Funtidueña de Tajo

El fallecido es un marroquí de unos 39 años, residente en la localidad de Illescas

El agente estaba de baja por un problema físico lo que no impide que pueda seguir portando su arma reglamentaria

madrid

| 25.04.2016 - 10:16 h
REDACCIÓN

Un guardia civil de 31 años que ha dado positivo en consumo de cannabis ha disparado presuntamente en al menos cinco ocasiones a un conductor con el que, según las primeras investigaciones, había discutido cuando ambos circulaban por la A-3 a la altura de la localidad madrileña de Fuentidueña del Tajo.

El incidente ha ocurrido sobre las siete y media de la mañana en el kilómetro 67 de la citada autovía cuando, según han comunicado varios testigos, un BMW y un Opel Zafira han colisionado.

A continuación el conductor del primero, un guardia civil fuera de servicio, ha parado, se ha bajado del vehículo y, con su arma reglamentaria en la mano, ha perseguido presuntamente al conductor del segundo, que también había parado y que, al ver su actitud, ha salido corriendo, según han explicado varios testigos y han relatado a Efe fuentes de la investigación.

Pero no ha podido huir porque, según los primeros datos recabados, el guardia civil ha disparado en varias ocasiones contra él -algunos testigos afirman que hasta en ocho ocasiones-, alcanzándole al menos cinco veces en la cabeza y dejándole malherido en la carretera.

Cuando los facultativos del Summa han llegado no han podido reanimarle, han informado desde Emergencias Comunidad de Madrid 112.

Mientras tanto, el presunto homicida se ha quedado en el lugar de los hechos, aparentemente esperando a que llegasen sus compañeros para detenerle.

El BMW, con un golpe en la puerta del conductor, ha quedado aparcado a unos 50 metros del Opel Zafira, que presentaba varios golpes por toda la carrocería, y el cuerpo del fallecido ha quedado tendido a otros 50 metros más adelante, en dirección Madrid.

La principal hipótesis es que el homicidio se ha debido a una simple discusión de tráfico, según la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, aunque se investigan todas las posibilidades a la espera de tomar declaración al detenido en las dependencias de Tres Cantos.

El guardia civil es Ángel Luis V.J., miembro del instituto armado desde 2005 y destinado actualmente en Quintanar de la Orden (Toledo). No constan en su expediente antecedentes ni incidentes previos.

Estaba de baja por enfermedad común desde hace seis días, según fuentes de la investigación, que han precisado que no hay constancia de que tuviese ninguna patología psicológica, lo que hubiese implicado la retirada del arma reglamentaria

Otras fuentes han detallado que el guardia civil tenía problemas de espalda.

Tras su detención ha dado negativo en la prueba de alcoholemia pero, tras practicarle el test de drogas, sí ha dado positivo a sustancias cannábicas, aunque todavía se desconoce si se trata de marihuana, hachís o algún otro derivado de esta sustancia estupefaciente.

El fallecido es un hombre marroquí de 39 años y residente en la localidad toledana de Illescas.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha enterado del suceso mientras viajaba a Palma de Mallorca para asistir a un acto de la Guardia Civil y ha asegurado que se ha abierto una investigación para determinar "las circunstancias que concurren en un hecho tan lamentable y tan penoso como el que se ha producido".

En declaraciones a los medios, el ministro ha recalcado que el guardia civil, que ha sido detenido por el suceso, estaba fuera de servicio y de baja.