Detenido por intentar asfixiar a un compañero de piso que le recriminó una deuda

madrid

| 20.05.2011 - Actualizado: 14:18 h
REDACCIÓN
Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha detenido a un joven de 19 años acusado de intentar asfixiar con una almohada a un compañero de piso que le recriminó que se negase a pagar el coste de una llamada telefónica a una línea de tarot.

Según ha informado hoy la Jefatura Superior de Policía, el suceso ocurrió sobre las 17.00 horas del pasado viernes en un piso de la calle Alcalá de Madrid, cuando la Policía recibió una llamada de un vecino que acababa de escuchar fuertes gritos de auxilio procedentes de un domicilio próximo al suyo.

Cuando los agentes entraron al inmueble encontraron a varios vecinos preocupados por los gritos que salían de uno los pisos, cuyos inquilinos no respondían al timbre.

Uno de estos vecinos tenía llaves de la vivienda, por lo que los agentes decidieron entrar y encontraron a Andrea P., de 39 años, tirado en el pasillo junto a una almohada y haciendo esfuerzos por respirar.

Tras recuperarse explicó a los policías que uno de sus compañeros de piso, identificado posteriormente como Diego A.C., de 19 años, había intentado quitarle la vida y que, en ese momento, se hallaba encerrado en el cuarto de baño.

Los agentes lograron convencer al supuesto agresor para que saliese del baño y le detuvieron por intento de homicidio.

Según las primeras investigaciones, la agresión se debió a una deuda contraída por Diego con sus compañeros de piso, ya que según éstos se negaba a abonar una llamada a un número 806, correspondiente a una línea de tarot, que había hecho ascender la factura del teléfono común de 50 a 300 euros.

Al parecer Andrea dijo a Diego que, o bien abonaba el importe de la factura, o bien tendría que abandonar el domicilio y sólo se le devolvería la fianza descontándole la parte correspondiente al coste de la llamada, lo que hizo que el segundo se abalanzase sobre el primero y le tratase de asfixiar en el suelo con una almohada, sin llegar a hacerlo gracias a la presencia policial.