Detenido por disparar a un niño de 11 años porque "no le dejaba dormir"

madrid

| 01.08.2013 - Actualizado: 14:35 h
REDACCIÓN
Más sobre: tiroteoSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a un hombre de 30 años, José S.A., como supuesto autor del disparo que el pasado martes hirió a un niño de 11 años mientras jugaba cerca de su casa, en el distrito madrileño de San Blas-Canillejas, que realizó porque "no le dejaba dormir".

Al detenido, que ha pasado ya a disposición judicial, se le han intervenido cuatro carabinas, ocho armas blancas y 65 cartuchos de diferentes calibres durante un registro a su vivienda y se le acusa de un delito de lesiones graves.

Este hombre, de acuerdo con la investigación, participó además en un robo con violencia e intimidación que tuvo lugar el pasado 15 de julio, cuando un operario municipal denunció el robo de una máquina sopladora de hojas por parte de un individuo que le dijo que hacía mucho ruido y necesitaba descansar.

El suceso ocurrió el pasado martes, sobre las 20.30 horas, en la calle de la Virgen de la Oliva, cuando el menor jugaba al fútbol con un amigo y de repente sintió un impacto en el pecho y cayó al suelo.

El menor tuvo que ser ingresado de urgencia, debido a que el proyectil se alojó en la vena aorta y peligraba su vida.

Los efectivos de emergencias desplazados a la zona constataron que había sido alcanzado por un proyectil y que su vía corría peligro, por lo que fue trasladado al hospital Ramón y Cajal.

Tras las pesquisas, los policías sospecharon de José S.A., un hombre de 30 años vecinos del bloque de viviendas que había sido tirador del ejército y en anteriores ocasiones había increpado y amenazado a los niños que jugaban en la zona porque no le dejaban dormir debido al ruido que hacían.

Los investigadores de la comisaría de San Blas-Vilcálvaro, según explica la Policía, averiguaron que media hora antes de la agresión el arrestado había llamado la atención de los menores para que no hicieran ruido porque, según dijo el hombre, tenía mucho sueño.