Detenido por apuñalar a un joven que le recriminó un piropo grosero a su novia

Lugar donde ocurrió el apuñalamiento

madrid

| 20.07.2017 - 19:24 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un individuo acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa después de asestar una puñalada en el vientre a otro joven tras recriminarle el haberse dirigido a su novia con un piropo de manera soez.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, tras los hechos rápidamente el arrestado cogió un taxi abandonando la plaza de Jacinto Benavente de Madrid donde ocurrió el crimen. Además, después de los hechos el autor se afeitó la barba y se quitó las gafas para evitar ser reconocido.

A principios del mes de junio, se produjo una reyerta en una céntrica plaza de Madrid donde un individuo recibió una puñalada en el vientre tras recriminar a un varón los piropos grotescos que le estaba diciendo a su pareja. El homicida aprovechó el momento en el que la víctima montaba en un taxi, junto a su pareja, para sacar una navaja del bolsillo trasero de su pantalón y asestarle de manera sorpresiva una puñalada.

La víctima fue asistida en un primer momento por los agentes y por los servicios sanitarios, que le trasladaron de manera urgente a un centro hospitalario de la capital, donde se recuperó días después, según informa Europa Press. La colaboración de testigos fue fundamental en la investigación, que facilitaron la descripción física y la indumentaria del autor del apuñalamiento. En apenas un mes los agentes centraron sus investigaciones en un varón que frecuentaba los locales de la zona, que tenía gafas y barba tipo "hipster".

A finales del mes de junio los investigadores identificaron plenamente al autor, llamando la atención de los policías que el sospechoso se había quitado las gafas y se había afeitado totalmente la barba para dificultar su identificación. Aun así, la víctima y su pareja le reconocieron "sin ningún género de dudas", por lo que los agentes procedieron a detenerle. Después fue puesto a disposición del juez correspondiente, que decretó su ingreso en prisión provisional.