Detenido hombre que fue a Berlín para matar al supuesto amante de su esposa

madrid

| 19.12.2010 - 14:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha detenido en Madrid, con la colaboración de la policía alemana, a un hombre que asesinó al supuesto amante de su esposa en Berlín y que para justificar su ausencia, le dijo a su mujer que iba a hacer un curso laboral de dos días en las afueras de la capital.

En sólo treinta y una horas, según han informado fuentes policiales, el presunto autor de este crimen pasional, T.M.E., de 47 años, voló a Alemania, mató al supuesto amante de su esposa, un ciudadano germano, y posteriormente regresó a Madrid, en un crimen que tuvo lugar el pasado 5 de noviembre.

De acuerdo con la Policía, el presunto asesino alquiló un coche con el que se desplazó hasta el domicilio de la víctima, compró un cuchillo en las inmediaciones y después le apuñaló tras esperar durante varias horas frente a la vivienda.

En las primeras investigaciones de la Policía germana, se averiguó que la víctima tenía algún tipo de relación con una ciudadana austriaca, residente en Madrid, con quien contactaron el mismo día del homicidio y le comunicaron que había indicios que apuntaban a que su marido podría estar implicado en los hechos.

Nada más tener conocimiento de lo sucedido, la mujer, junto con sus dos hijos menores, acudió a una comisaría, donde contó que su marido le había dicho que tenía un cursillo laboral a las afueras de Madrid los días 4 y 5 de noviembre y confirmó que mantenía una relación de amistad con el fallecido por medio del correo electrónico y mensajes de móvil.

También dijo temer que su marido pudiera haber descubierto los mensajes y haber sufrido un ataque de celos.

A partir de ese momento, se puso en marcha el dispositivo de colaboración de las policías española y alemana, a través de INTERPOL, lo que permitió la detención del homicida en las inmediaciones de su trabajo y su traslado a Alemania después de que las autoridades judiciales de este país emitieran una orden europea de detención y entrega.

Previamente, y para evitar posibles represalias contra la mujer, ésta y sus dos hijos fueron conducidos a una casa de acogida.