Detenido el autor del 'timo del infarto' cuando estafaba a una de sus víctimas

Decía que su padre estaba sufriendo un infarto y pedía 20 euros para poder coger un taxi

El hombre, de origen asiático, ha estafado a decenas de personas en el centro de Madrid

madrid

| 07.06.2016 - 11:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Ha sido detenido con las manos en la masa, en el momento en que perpetraba su engaño. Se trata de un ciudadano chino que ha timado al menos a 20 personas, con el truco del infarto: Pedía 20 euros para coger un taxi porque su padre estaba sufriendo un infarto. Varios estafados habían puesto ya denuncias.

Han sido decenas las personas afectadas por este individuo de origen asiático quien, al parecer, lleva practicando esta estafa desde hace unos dos años. La detención se produjo cuando el individuo fue localizado en la calle San Vicente Ferrer por un ciudadano que conocía la estafa, sufrida por uno de sus amigos hace ahora un año.

Rápidamente identificó al sujeto con la ayuda de un comerciante de la calle y le siguió hasta el cruce con Fuencarral. Allí, comprobó que el supuesto timador había captado ya una nueva víctima, que se disponía a sacar 20 euros del cajero del Banco Santander allí ubicado y entregárselos en mano.

Cuando vio que la estafa estaba a punto de producirse, paró un coche de la Policía Municipal que pasaba en ese momento por Fuencarral, explicó a los agentes rápidamente la estafa y los municipales procedieron a pedir la documentación al sujeto.

En ese momento la futura víctima explicó lo que le había pedido, que coincidía con el modus operandi del supuesto estafador: le había asegurado que tenía que llevar al hospital urgentemente a un familiar suyo y que necesitaba 20 euros para tomar un taxi. La Policía Municipal detuvo al hombre. Otra persona que pasaba por allí reconoció al supuesto timador, que le había estafado también meses antes.