Detenidas en Madrid 15 personas por importar y distribuir relojes falsos de marca

Relojes Falsos (Telemadrid)

madrid

| 07.07.2011 - 10:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 15 personas que importaban relojes falsos de prestigiosas marcas desde Marruecos y los introducían semanalmente en España mediante autobuses de pasajeros con destino a Francia. Las detenciones han tenido lugar en Madrid y en las localidades madrileñas de Valdemoro y San Sebastián de los Reyes, ha informado el Ministerio del Interior en un comunicado.

La Policía, además, ha llevado a cabo el registro de cinco domicilios y de una caja bancaria de seguridad, así como la incautación de un total de 2.486 relojes falsos y cerca de 39.685 euros. Los propios conductores de los autobuses eran quienes camuflaban la mercancía ilícita entre los equipajes de los pasajeros y la entregaban en paradas en estaciones de servicio.

VENDERES DIRECTOS

El último escalón lo formaban los vendedores directos, quienes vendían las piezas -principalmente a través de internet- por un precio que oscilaba entre 120 y 160 euros. Uno de estos vendedores finales (con varias propiedades y vehículos de gama alta) obtuvo de esta manera más de 130.000 euros en un año.

La Brigada de Investigación Tecnológica comenzó la investigación sobre la venta de relojes falsos a través de un portal de internet en 2009. Los agentes constataron que tras la página web se hallaba un grupo de personas perfectamente estructurado para importar y distribuir falsificaciones de relojes de prestigiosas marcas, productos que tienen un tamaño reducido y proporcionan un amplio margen de beneficios frente a otras imitaciones.

COORDINACIÓN DESDE MARRUECOS

La pirámide de la organización comenzaba con la coordinación de las importaciones en Marruecos. Desde allí y unas horas antes de que los autobuses llegaran a Madrid, una persona contactaba con los distribuidores a escala nacional para conocer los puntos de entrega. Normalmente los conductores entregaban los relojes los domingos en áreas de servicio. Varias personas ejercían como distribuidores a escala nacional, escalón intermedio encargado de establecer las condiciones de las entregas.

Los vendedores "al por menor" conformaban el último escalón. En la operación han participado agentes de la Brigada de Investigación Tecnológica y de la Brigada Central de Delincuencia Especializada, ambas integradas en la Comisaría General de Policía Judicial.