Detenidas 26 personas por robar vehículos de alta gama en Madrid

Una vez falsificados los bastidores, matrículas y papeles, los vendían en Marruecos y Bulgaria

Policia Nacional

madrid

| 12.09.2014 - 11:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Guardia Civil ha detenido a 26 personas, la mayoría españolas, y ha intervenido 20 vehículos en la desarticulación de una red que robaba coches de alta gama en la Comunidad de Madrid para su comercialización en Marruecos y Bulgaria.

En la operación 'Xdrive', efectuada en Madrid, Sevilla, Ceuta y Málaga, los agentes han detenido a 19 españoles, cinco búlgaros y dos marroquíes, según ha informado la Guardia Civil este viernes en un comunicado. La mayoría de estas detenciones (19) se han practicado en la Comunidad de Madrid, cinco en Alcalá de Guadaira (Sevilla), una en Ceuta y una en Melilla.

Durante el desarrollo de la operación, diversas unidades de la Guardia Civil han efectuado doce registros en domicilios y propiedades de los detenidos, recuperando 20 vehículos, diversas herramientas y material electrónico empleado en los robos --como escáneres e inhibidores de frecuencias--, documentación, dos escopetas de cañones recortados y abundante munición.

Diez de los registros se han realizado en la Comunidad de Madrid (seis en Madrid capital, dos en Arganda del Rey, uno en Parla y uno en Valdemorillo) y dos en la provincia de Málaga (uno en Estepona y uno en Manilva).

UNA CELULA ESPAÑOLA, OTRA BULGARA Y OTRA MARROQUI

La organización estaba compuesta por una célula búlgara, una española y otra marroquí. La primera empleaba en el robo complejos sistemas electrónicos que neutralizaban los sistemas de alarma y antirrobo de los vehículos que seleccionaban.

Luego trasladaban los vehículos a una nave de la localidad de Valdemorillo (Madrid), y desde Valencia se desplazaba un experto falsificador de números de bastidor que se encargaba de modificar los originales.

Una vez que el vehículo había sido maquillado (falsificación de las placas de matrícula, bastidores y documentación), la rama búlgara entregaba los vehículos a conductores españoles, generalmente personas con pocos recursos económicos que se encargaban de su traslado hasta Bulgaria o Melilla, percibiendo por cada viaje 300 euros. En esa ciudad, la célula marroquí recibía los coches y se encargaba de introducirlos en su país para su venta.

La operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número cuatro de Melilla y coordinada por EUROPOL, ha sido llevada a cabo por especialistas de la Guardia Civil en investigaciones relacionadas con la delincuencia organizada del automóvil y por la Unidad Orgánica de Policía Judicial del mismo Cuerpo de Melilla.