La Guardia Civil ha desarticulado en Madrid una banda dedicada a asaltar hoteles y comercios

madrid

| 22.07.2011 - 11:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Este el momento en que se produce un atraco en un establecimiento de Madrid.

Son imágenes de las cámaras de seguridad de uno de los locales donde actuó la banda de ladrones que ha detenido la Guardia Civil en Madrid.

Una banda dedicada a asaltar hoteles y comercios. Hay 4 detenidos, muy violentos, que eran auténticos expertos en hacerse con el botín en un tiempo record. En ocasiones solo bastaban 20 segundos para entrar, llevarse la caja y huir

La empleada es amenazada por los delincuentes. En un hotel de Boadilla agredieron a los empleados y a una clienta y se llevaron la caja registradora. Asaltaban también vehículos de transporte y locales comerciales, y empleaban coches de lujo robados para cometer sus delitos.

La desarticulación de este grupo especializado en robos con violencia a vehículos de transporte de paquetería y locales comerciales fue llevada a cabo la semana pasada, en el marco de la denominada operación "Scorpion", por el Grupo de Delincuencia Organizada de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

La operación "Scorpion" fue abierta por el Grupo de Delincuencia Organizada tras la comisión de un robo en un hotel de Boadilla del Monte el pasado 28 de enero, en el que los cuatro detenidos agredieron a los empleados y a una clienta para lograr la sustracción de la caja registradora.

Las pistas recogidas en el lugar permitieron la identificación y posterior detención de los responsables de dichos hechos, que, según destaca la Guardia Civil, no dudaban en hacer uso de la fuerza en el caso que sus víctimas se resistiesen a sus exigencias o, simplemente, no realizaran sus pretensiones con la celeridad necesaria.

En la mayoría de los casos, el uso de la violencia venía acompañado de la exhibición de algún tipo de arma blanca u objeto contundente, con el que lograr un mayor impacto psicológico sobre las víctimas y las personas que se encontraban en el lugar.

Inmediatamente, a continuación de la perpetración del asalto, huían del lugar a bordo de coches de alta gama, que habían sustraído minutos antes.