Desmantelados dos laboratorios donde elaboraban tucibi, 'la droga de la élite'

Se trata una novedosa droga sintética que se presenta generalmente en polvo o pastillas de colores llamativos

La policía ha detenidos a nueve personas

madrid

| 25.06.2016 - 10:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Agentes de la Policía Nacional han asestado un golpe en el sur de Madrid a una red dedicada a producir y distribuir tucibi, una novedosa droga sintética conocida también como la "cocaína rosada" o la "droga de la élite", comercializada en polvo o pastillas de colores llamativos.

Nueve detenidos y dos laboratorios desmantelados en Getafe y Arroyomolinos es el saldo de una operación que ha alcanzado incluso a un grupo dedicado a organizar eventos musicales en Madrid o Ibiza con el objeto de comercializar esa droga, de gran aceptación entre la población de origen colombiano.

En la operación se han intervenido varios kilos de cocaína, además de metanfetamina, ketamina y sustancias de corte, según informa la Policía. Precisamente, este golpe se ha difundido al día siguiente de que fuera detenido en Colombia Alejandro Arboleda Uribe, alias Alejo Tucibí, considerado el creador de esta droga de colores vivos conocida como 2CB, tucibi o simplemente tuci.

Las primeras indagaciones llevaron a los agentes hasta la localidad madrileña de Arroyomolinos, desde donde al parecer operaba una organización que se dedicaba a elaborar y distribuir estupefacientes. Los investigadores identificaron tres núcleos dentro de la misma, unidos entre sí por vínculos familiares o afectivos.

Al frente de la primera de estas células estaba una pareja colombiana afincada en Arroyomolinos que, con la participación de varios empleados, controlaba las actividades relacionadas con el tráfico de cocaína. También se comprobó que el grupo disponía de un laboratorio para adulterar esta droga en una vivienda de Getafe (Madrid), vigilado permanentemente por alguno de sus colaboradores.

La segunda unidad estaba integrada por tres personas, un hombre y dos mujeres, también de origen colombiano, que gestionaban otro laboratorio donde elaboraban tucibi de manera artesanal, para posteriormente comercializarlo en discotecas y locales de ocio de Madrid, Málaga, Alicante e Ibiza.

Para la distribución utilizaban el sistema conocido como "delivery", un método cada vez más utilizado por los pequeños y medianos traficantes en los barrios de Colombia, y que consiste en el reparto bajo pedido de la cantidad exacta de estupefaciente a un lugar convenido previamente.

De esta forma los distribuidores no acumulan cantidades importantes de droga, evitan incautaciones importantes por parte de la Policía y pueden alegar que es para consumo propio. El tercer grupo se dedicaba a la organización -sin las autorizaciones o permisos administrativos pertinentes-, de eventos musicales en diferentes locales públicos de Madrid e Ibiza, con el objetivo de promocionar el consumo de tucibi.

De hecho, parte de los beneficios obtenidos con el narcotráfico, los habían blanqueado recientemente con la adquisición de una propiedad cerca la ciudad de Móstoles, donde pretendían organizar este tipo de fiestas. Recientemente los investigadores averiguaron que una de las mujeres de la organización planeaba regresar a Colombia y que otros miembros del grupo se iban a trasladar a Ibiza para distribuir allí estupefacientes.

Por este motivo, se explotó la operación y se procedió al arresto de nueve personas y se practicaron cuatro registros, logrando así desmantelar la organización. En dos de los domicilios registrados en la provincia de Madrid se hallaron sendos laboratorios clandestinos, uno en la localidad de Getafe para adulterar cocaína y el otro en Arroyomolinos, donde elaboraban la droga sintética.

En ambos registros los agentes se incautaron varios kilos de cocaína (presentada en diferentes formatos y envases), más de 300 pastillas de color rosa que contenían matanfetamina en su composición, 107 gramos de metanfetamina en roca, ketamina en polvo (214 gramos), un bote con Ketolar -sustancia inyectable cuyo principio activo es hidrocloruro de ketamina-, multitud de útiles para elaborar y adulterar estupefacientes y 15.870 euros en metálico.

Durante la investigación se pudo constatar la existencia de vínculos entre uno de los investigados y "oficinas de cobro" que operaban Madrid. Una de éstas fue desarticulada en 2015 por la Policía Nacional cuando se encontraba en disposición de asesinar a un empresario de la noche en la localidad de Marbella (Málaga).

Estos vínculos llevaron a los agentes a localizar y detener el pasado 5 de abril a un conocido sicario, afincado en Madrid, por su relación con el asesinato de un ciudadano colombiano en Mijas (Málaga) el año pasado.

Del mismo modo, las informaciones obtenidas sobre estas relaciones con las oficinas de cobro, permitieron el arresto en Colombia de otro sicario, autor material de un homicidio cometido el 12 de septiembre de 2014 en Madrid, sobre un ciudadano al que confundieron con un traficante.

La investigación ha sido desarrollada por agentes del Grupo Segundo de Crimen Organizado de la Brigada Central de Crimen Organizado (UDYCO Central) de la Comisaría General de Policía Judicial.