Desarticulado un grupo que robaba en establecimientos chinos de alimentación

Cuentan con antecedentes policiales por hechos relacionados con delitos contra el patrimonio

madrid

| 23.10.2010 - 10:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo especializado en robos en establecimientos de alimentación, que elegía comercios de la Comunidad de Madrid regentados por ciudadanos chinos con elevado poder adquisitivo, ha informado la Jefatura Superior de Policía.

Los cuatro detenidos intimidaban a las víctimas con cuchillos y armas de fuego para doblegar la voluntad de los asaltados, que eran personas con un nivel económico elevado, a los que en ocasiones trasladaban a sus domicilios el dinero en metálico para guardarlo en cajas fuertes.

Los asaltantes contaban con información privilegiada sobre los asaltados gracias a la ayuda de los "santos", personas desleales a las víctimas que por un porcentaje de los beneficios del robo, facilitaban datos comprometidos.

Un robo con violencia e intimidación cometido en un establecimiento de alimentación en el mes de septiembre puso a los investigadores en alerta. Los cuatro autores, tras intimidar al dueño de la tienda, le ataron las manos con cinta de embalar y le encerraron en el almacén, todo ello, con el fin de perpetrar de manera segura el delito.

Ese mismo día, los detenidos intentaron cometer un segundo asalto en un domicilio de una calle madrileña, utilizando para ello el mismo modus operandi, robo que resultó frustrado gracias a la resistencia ofrecida por la víctima.

Tras las gestiones policiales, se consiguió establecer que los cuatro detenidos habían utilizado el mismo vehículo para darse a la fuga tras cometer los hechos, que fue recuperado días después. Una vez realizada la inspección ocular técnico policial, se vincularon las huellas lofoscópicas halladas con uno de los imputados. Las pesquisas condujeron entonces hasta el polígono industrial Cobo Calleja. Allí los agentes detuvieron a los cuatro integrantes del grupo cuando preparaban otro atraco.

La investigación ha sido llevada a cabo por el Grupo XIII, Sección 7ª de la UDEV de la BPPJ, contando con la colaboración del Grupo de Policía Judicial de Fuenlabrada y del Grupo V de la UCRIF de la BPED. Hasta el momento se les imputan 12 robos con violencia e intimidación y no se descarta su posible implicación en hechos de similares características.

Los detenidos, que cuentan con antecedentes policiales por hechos relacionados con delitos contra el patrimonio, de la misma naturaleza que los descritos, ya han sido puestos a disposición judicial.