Desarticulado un grupo que drogaba a clientes clubes de alterne para robarles

madrid

| 02.04.2013 - Actualizado: 14:29 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha detenido a once personas en Madrid acusadas de suministrar un cóctel de drogas a clientes de clubes de alterne para anular su voluntad y poder así robarles, un método con el que consiguieron más de 330.000 euros.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, las prostitutas lograban que clientes de alto poder adquisitivo tomasen una mezcla de drogas con las que se sentían "como zombies", sin voluntad, momento que aprovechaban para sustraerles el dinero que llevasen encima y hacer cargos en sus tarjetas de crédito.

En algunos casos, las víctimas permanecían drogadas durante horas y llegaron a cargarles hasta 40.000 euros en su tarjeta. Al pasarse el efecto se encontraban en la calle o en un taxi, sin recordar lo que había pasado.Hasta el momento el fraude asciende a más de 330.000 euros y se han contabilizado 17 denuncias, aunque el número de víctimas podría ser muy superior.

COMENZÓ EN MARZO DE 2012

La investigación comenzó en marzo de 2012, cuando la Policía sospechó de una red de sociedades mercantiles dedicadas al alquiler por horas de habitaciones de lujo en las que se ofrecían supuestos servicios de cátering por un importe muy elevado.

Las pesquisas descubrieron que parte del grupo estaba integrado por prostitutas que elegían a los clientes de mayor poder adquisitivo de un conocido local de alterne madrileño, y allí les suministraban el cóctel de drogas.

Las víctimas comenzaban entonces a sentir que estaban ausentes, desubicados y que no controlaban sus actos, y unas horas después se encontraban en la calle o en un taxi camino a casa, sin recordar lo ocurrido.Poco después se daban cuenta de que sus cuentas bancarias presentaban muy elevados cargos desde terminales correspondientes al entramado de empresas de alquiler de habitaciones.

Estos cargos se realizaban cuando las víctimas eran trasladadas a las habitaciones, ubicadas en un céntrico ático de Madrid, y llegaron a ascender a 40.000 euros cobrados de una sola tarjeta, siempre por consumiciones o servicios inexistentes.

Los agentes identificaron y detuvieron al cabecilla del entramado empresarial, así como a sus principales colaboradores y al grupo de meretrices que trabajaban para la organización.

En total han sido detenidas once personas y se han registrado tres domicilios en los que se han encontrado 15 datáfonos y 70 gramos de sustancia estupefaciente que está siendo analizada.