Desarticulada una red de tráfico de cocaína en Madrid

Compraba, adulteraba y vendía cocaína en San Blas y Vicálcaro

Se han incautado 700 gramos de coca, 1.859 de sustancia adulterante

madrid

| 20.08.2010 - 09:47 h
REDACCIÓN
Más sobre: DrogasSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Agentes de Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a la recepción, adulteración y posterior distribución de cocaína tras la detención de ocho traficantes de droga, muchos de ellos de una misma familia, según ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

En los cuatro registros domiciliarios practicados se han intervenido 700 gramos de coca y 1.859 gramos de sustancia para adulterarla, así como básculas de precisión, útiles para la distribución, 31 teléfonos móviles, equipos informáticos y munición, entre otros efectos.

La investigación se inició en febrero cuando llegó a conocimiento de los agentes una información, según la cual, existía un grupo de personas que supuestamente se estaban dedicando a traficar con drogas "al menudeo", principalmente en el distrito de San Blas.

MIEMBROS DE UNA MISMA FAMILIA

Para comprobar la veracidad de la información, los investigadores montaron diversas vigilancias y seguimientos por diferentes lugares de este barrio y pronto constataron que, efectivamente, había varios individuos que presuntamente traficaban con droga y que gran parte de los componentes del grupo pertenecían a una misma familia.

La Policía indicó que las indagaciones fueron sumamente complicadas, toda vez que los ahora detenidos adoptaban numerosas medidas de seguridad en sus desplazamientos tanto en vehículo como a pie. De hecho, disponían de varios automóviles ocultos en diferentes garajes y eran capaces de utilizar hasta cuatro de ellos en un mismo día para sortear la vigilancia policial. Además, solían concertar sus reuniones en lugares de difícil observación, como el interior de garajes, o zonas despobladas con un único acceso.

A medida que avanzaba la investigación los policías fueron definiendo el 'modus operandi' por el que se regía este grupo. Unos miembros de la banda se encargaban de suministrar pequeñas cantidades de cocaína, en turnos de 24 horas. Cada uno tenía asignada una zona para realizar las transacciones, si bien la mayoría de ellas se producían en los distritos de San Blas y Vicálvaro.

Los compradores concertaban citas con los traficantes en zonas intransitables. Y por si esta medida de seguridad fuera insuficiente, los distribuidores unas veces bajaban a pie hasta el punto de reunión; otras se subían en el vehículo del cliente y, tras varias vueltas, se apeaban en un lugar distinto al de recogida; y en otras oportunidades, eran los propios vendedores los que recogían a los compradores y los transportaban fuera de la zona. Mientras tanto, otro miembro de la banda observaba la escena a distancia y si tenía sospechas de presencia policial, abortaba la venta.

INTERCAMBIABAN COCHES Y ZONAS DE VENTA

Cada uno distribuía la coca en unos puntos determinados aunque ocasionalmente intercambiaban las zonas de venta y los vehículos con los que acudían a las citas. En muchas ocasiones efectuaban contravigilancias para darse cobertura entre ellos a la hora de concretar las ventas.

Con la información obtenida, los agentes solicitaron cuatro mandamientos de entrada y registro de los domicilios de los traficantes, ubicados en Madrid capital, Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz. Tras ser acordados por la autoridad judicial, los investigadores accedieron a las viviendas donde detuvieron a siete miembros de la banda, en tanto que un octavo implicado sería arrestado días después.

En los inmuebles los agentes se incautaron de 700 gramos de cocaína, 1.859 gramos de sustancia para su adulteración, básculas de precisión, útiles para la distribución de la droga, cuatro vehículos, 31 teléfonos móviles, equipos informáticos, munición, documentación y 7.800 euros.

La investigación ha sido llevada a cabo por el Grupo XV de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, y ha contado con la colaboración de los agentes de la Comisaría de San Blas-Vicálvaro.