Desarticulada una banda de nueve personas que robaban con fuerza viviendas de varias comunidades

madrid

| 17.11.2011 - 13:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Nueve personas han sido detenidas después de que la Policía Nacional desarticulase un grupo organizado que se especializaba en el robo con fuerza de viviendas, al que se le imputan al menos 32 hechos delictivos en toda España, los últimos de ellos cometidos en Castilla y León y en Madrid. Según ha informado la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, en la operación han sido detenidas ocho personas de nacionalidad georgiana, integrantes del grupo organizado, y una perista española que daba salida al oro robado en un negocio de compraventa del centro de Madrid.

Hasta el momento se les imputan 32 robos -los últimos realizados en Valladolid, Ávila, Segovia, Burgos, Palencia, Toledo y Madrid- aunque la Policía sospecha que podrían haber cometido más hechos delictivos en todo el territorio nacional, según se desprende de los objetos intervenidos. Las detenciones se realizaron a principios de noviembre -ocho fueron arrestados en Madrid y otro en Burgos- cuando los delincuentes regresaban a la capital de España tras cometer diversos robos en Castilla y León.

En el momento de la detención se les intervinieron los efectos sustraídos en sus últimos delitos y se practicaron siete registros, que permitieron recuperar piezas de joyería, 40 relojes, 15 ordenadores portátiles, 6 cámaras de vídeo, 18 cámaras de fotos, 6 DVD portátiles, 6 GPS, perfumes de primeras marcas, 2.000 dólares y 12.000 euros en efectivo. El dinero obtenido con la venta de los efectos sustraídos era inmediatamente enviado a Georgia.

También se intervino una gran cantidad de útiles para cometer los robos, entre ellos palanquetas, destornilladores, guantes, tres armas detonadoras o pasamontañas. Los detenidos cometían sus robos en grupos de unas tres personas y principalmente en viviendas que se encontraran vacías.

Para ello, hacían unas mínimas comprobaciones, como una llamada al portero automático, pero el hecho de realizar sus delitos durante la mañana hacía muy probable que alguien estuviera en el interior del domicilio. Así, mientras una persona forzaba la puerta de entrada -extrayendo el bombín de la cerradura, moviendo el resbalón con una radiografía o mediante una palanqueta- otros dos miembros del grupo vigilaban las escaleras y la puerta de acceso a la finca.

Intentaban cometer varios robos en lugares distanciados de una misma ciudad, llegando a forzar hasta cinco viviendas en una mañana los días laborales. La investigación, que comenzó en el mes de agosto, ha sido realizada por la UDEV Central de la Comisaría General de Policía Judicial, junto a las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Ávila, Burgos y Toledo, y la Comisaría Local de Alcobendas-San Sebastián de los Reyes.