Regresan a sus hogares las 34 familias desalojadas anoche de un edifico de Getafe

madrid

| 30.01.2012 - 09:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La mayoría de las 34 familias que fueron desalojadas anoche de un edificio de Getafe por fuerte olor a gas han regresado ya a sus casas después de que los bomberos hayan comprobado, piso por piso, que no existe riesgo por concentración de monóxido de carbono. Así lo han indicado fuentes de Emergencias de la Comunidad 112, según las cuales alrededor de las 10,00 horas de hoy los bomberos se han retirado del lugar del incidente -un edifico situado en el número 67 de la calle Garcilaso, en el municipio madrileño de Getafe- tras verificar que la situación era normal y no existía riesgo alguno para los inquilinos.

Estos vecinos han ido entrando en sus casas a medida que los bomberos han ido descartando, vivienda a vivienda, que no existía monóxido de carbono y a esta hora "la gran mayoría de ellos" se encuentran ya en sus hogares, según Emergencias de la Comunidad.

Dos dotaciones de bomberos han realizado desde primera hora de esta mañana mediciones de monóxido de carbono (CO) en el edificio de Getafe, desde donde sobre las 23,18 horas de anoche se realizó una llamada al 112 alertando de un fuerte "olor a gas" en una vivienda.

Los bomberos de la Comunidad, que desplazaron ayer al lugar tres dotaciones, comprobaron que en algunas viviendas del inmueble había elevados índices de monóxido de carbono, por lo que decidieron desalojar a las 34 familias que residen en el mismo, la mitad de las cuales fueron realojadas por el Ayuntamiento de Getafe y la otra mitad se marcharon a casas de familiares.

Lo que olieron los vecinos no fue gas, como creyeron, sino el olor característico del plástico quemado, en este caso del recubrimiento de unos cables situados bajo la acera, que se colaba a sus casas por las conducciones eléctricas, cuya combustión produjo los elevados índices de monóxido de carbono medidos.

Los operarios de la compañía eléctrica levantaron la acera y localizaron los cables dañados, que han sido reparados durante la noche, mientras se ventilaban las viviendas.