Más de ochenta detenidos y 300 identificados en el desalojo del Johnny

Diez BiciMad, 128 gramos de coca, una carabina y 25 perros de pelea, parte de lo requisado en el 'Johnny'

En el operativo han participado 600 profesionales de diferentes departamentos de la Policía

madrid

| 18.11.2015 - 08:43 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Diez bicicletas del servicio público municipal BiciMad, 128 gramos de cocaína, pequeñas cantidades de hachís, una planta de marihuana y sustancias alucinógenas, una carabina y 25 perros, muchos de razas peligrosas dedicados a peleas de canes, ha sido parte de lo requisado esta mañana por la Policía Nacional durante el desalojo del antiguo colegio mayor San Juan Evangelista, más conocido como el 'Johnny'.

En una rueda de prensa celebrada este mediodía en la Jefatura Superior de la Policía de Madrid, la delegada del Gobierno, Concepción Dancuasa, y el jefe superior de la Policía, Anfonso José Fernández Díez, han explicado que finalmente se ha detenido a 84 personas en la operación, 80 por conculcar la Ley de Extranjería (muchos de ellos con órdenes de expulsión de España) y cuatro más por requisitorias judiciales pendientes, dos de ellos por delitos contra la propiedad. No se descartan más arrestados.

El desalojo comenzó a las 6 horas de este miércoles. Una amplísimo despliegue policial llegado en gran parte desde el complejo de Moratalaz actuó. Concretamente, unos 40 furgones con 600 agentes formados por equipos multidisciplinares y todos provistos de mascarillas, debido al nauseabundo olor que d

esprendía algunas de las habitaciones.

Participaron policías de la Unidad de Intervención Policial (UIP), Unidad de Prevención y Reacción (UPR), brigadas de Seguridad, de Extranjería, Policía Judicial, Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT), Guías Caninos, la unidad de Caballería, un helicóptero y también un operativo de los Grupos Especiales Operativos (GEO), en preventivo, ya que no tuvo que actuar.

Y es que, según ha explicado la delegada del Gobierno, el desalojo de las seis plantas del colegio fue pacífico, fruto de la resolución judicial del Juzgado número 12 de Madrid fechada el 2 de noviembre. No obstante, los ocupantes no han abierto voluntariamente las puertas, que han sido derribadas por los agentes.

La Policía identificó, sin apenas resistencia, a 310 personas, algunas de ellas extranjeras, sobre todo subsaharianos, que eran los que últimamente vivían en las instalaciones, que fueron desplazando poco a poco a los primeros 'okupas', allá por septiembre de 2014, que eran mayoritariamente españoles 'antisistema'.

Entre los identificados se ha encontrado a una familia con un bebé de 7 meses, que ha sido derivada al Samur Social. También vivía un menor en desamparo fugado de un centro de menores. Además, otra persona de 39 años sufrió una crisis asmática durante la intervención policial y tuvo que ser atendida por los médicos.

Los más de 300 desalojados vivían repartidos entre las seis plantas del basto edificio. Incluso los agentes descubrieron que cinco personas vivían en un habitáculo montado en la conocida piscina del 'Johnny', frecuentada por muchos universitarios hace años. Por otro lado, el auditorio, muy conocido por albergar el festival de flamenco, estaba lleno de excrementos de perros.

En las instalaciones apenas había muebles ni enseres. Los 'okupas' se habían llevado en un primer momento todos los electrodomésticos, ordenadores, televisiones, muebles, mesas y elementos metálicos y de cobre de todo tipo. Sin embargo, sí disponían de luz eléctrica de manera totalmente gratuita, ya que la seguía pagando la Unidad de Complutense, propietaria del inmueble. Del desalojo también han estado pendientes técnicos de la Complutense, que han estado tomando fotos de los habitáculos para conocer los daños y cerrar el edificio lo antes posible para evitar nuevas entradas ilegales.

Otro de los datos que han desvelado los agentes que han participado en la operación es que okupas 'trapicheaban' con pequeñas cantidades de droga --tiraron alguna de ella con la entrada policial--. Otros alquilaban las habitaciones a personas externas a los residentes a un módico precio por noche o por mes.