Cuatro detenidos por robar en chalés de la periferia de Madrid

(Álvaro Santos)

madrid

| 19.12.2011 - 12:33 h
REDACCIÓN
Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha detenido a una banda, integrada por cuatro personas, acusada de robar en chalés de la periferia de Madrid, de los que sustraían joyas y otros objetos de valor durante los fines de semana.

Según ha informado hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los ahora arrestados asaltaban viviendas en zonas poco pobladas de provincias limítrofes a Madrid, y actuaban siempre durante las mañanas de los fines de semana, cuando no había nadie en las casas.

La investigación comenzó el pasado mes de agosto, cuando se detectó una venta fraudulenta de joyas en casas de compraventa de metales preciosos del centro de Madrid.

Los artículos provenían de robos en domicilios que se habían cometido en otras provincias como Soria, Toledo, Cuenca y Valencia.

La Policía localizó a las dos personas que se ocupaban de "deshacerse" de los objetos sustraídos y a partir de ahí localizó y detuvo a toda la banda, cuyos integrantes vivían en dos pisos de Madrid capital y uno de Parla.

El "modus operandi" de este grupo consistía en planificar los robos vigilando e informando sobre los inmuebles que podían ser asaltados, casi siempre viviendas unifamiliares en zonas poco pobladas.

Aprovechaban las mañanas de los fines de semana, cuando no había nadie en las casas, para entrar en los mismas y, tras sustraer dinero, joyas y otros objetos de valor los "enfriaban" durante unos días en sus domicilios para venderlos luego en casas de compra-venta.

En los registros practicados en los domicilios los agentes se incautaron de numerosas joyas, teléfonos móviles, televisores, consolas y ordenadores portátiles.

Los arrestados son tres ecuatorianos, dos de ellos hermanos, de 27, 29 y 32 años, y un peruano de 40.

Tres de ellos tienen antecedentes por hechos similares, ha precisado la Jefatura.