Cuatro detenidos por amañar contratos en el Parque Warner

Adjudicaban contratos a dedo sin realizar los trabajos, inflaban las facturas y con el botín compraban viviendas para blanquear dinero

Parque Warner en San Martín de la Vega

madrid

| 13.01.2017 - 13:02 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas por amañar contratos de mantenimiento en el Parque temático Warner en San Martín de la Vega. Adjudicaban los contratos a dedo pero luego los trabajos no se llegaban a realizar. También se inflaban las facturas.

Con el botín obtenido incluso han comprado varias viviendas para blanquear dinero. Están acusados de los delitos de corrupción entre particulares, estafa, blanqueo de capitales y falsedad documental. Los contratos de mantenimiento del Parque Warner estaban amañados y se adjudicaban a dedo.

Así lo ha desvelado una investigación de la Guardia Civil que ha llevado a arrestar a estas cuatro personas que dirigian la red de estafa y corrupción instaurada en el Parque. El equipo de Fraude Económico y Blanqueo de Capitales de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid ha determinado que con estas operaciones "se limitaba la libre concurrencia de otras empresas para optar a la consecución de esos contratos".

Dichos contratos de mantenimiento se habrían adjudicado a dedo al mismo grupo de compañías, para luego "generar un reparto de beneficio al bolsillo de los implicados". Sin embargo, habría trabajos "no se llegaron a realizar jamás aunque sí se cobraron", según información recogida por el diario El Mundo.

Alberto J. M., de 38 años, es uno de los detenidos y podría ser considerado "responsable de las adjudicaciones irregulares". Fue detenido entre el 3 y el 4 de enero junto con los otros tres sospechosos. Aún no se sabe el número de contratos que habrían sido amañados, dado que la red de corrupción operaba desde 2012.