C's pone como única línea roja en las cuentas de 2017 no subir impuestos

Cifuentes espera que el presupuesto llegue a Asamblea a principios de febrero

madrid

| 19.01.2017 - 13:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Para negociar los Presupuestos de la Comunidad de Madrid para este año, esta tarde ha tenido lugar la primera reunión, a puerta cerrada, entre el Gobierno regional y Ciudadanos. Su objetivo, mantener el compromiso de déficit y garantizar servicios públicos de calidad. El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha dicho hoy que no subir impuestos es la única línea roja que su grupo planteará al Gobierno regional en la primera reunión oficial prevista para esta tarde sobre la negociación de los presupuestos de 2017.

"Si hay una línea roja, es que no vamos a pasar por una subida de impuestos de ningún tipo. En la Comunidad de Madrid no queremos más impuestos, queremos impuestos bajos. A partir de ahí, podemos hablar de todo", ha comentado en declaraciones a los medios en los pasillos del Parlamento regional.

El Gobierno regional prorrogó el pasado 1 de enero las cuentas de 2016, después de que el retraso en la formación de un Gobierno a nivel nacional les haya "impedido" presentar un proyecto de presupuestos a tiempo, tal y como indicó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Aguado asegura que van a ser "exigentes" en la negociaciones de los presupuestos para 2017 y confía en que la Comunidad de Madrid esté "receptiva" y "entienda" y "comparta" sus "exigencias". "Vamos con ganas de sumar, colaborar, de que haya presupuesto cuanto antes, pero también con la idea clara de que vamos a ser contundentes", ha añadido.

Aunque contara con el apoyo de Ciudadanos, la aprobación de los presupuestos regionales de 2017 no está garantizada debido a la ausencia de la diputada del PP Elena González-Moñux, de baja médica por depresión, tras haber denunciado al portavoz popular en la Asamblea, Enrique Ossorio, por presunto acoso laboral. Sin el voto de esta diputada, la suma de los diputados de PP y Ciudadanos sería la misma que la de los parlamentarios del PSOE-M y Podemos y, tras tres empates consecutivos, la iniciativa decaería. "O resuelven su problema interno del presunto acoso laboral entre sus filas y conseguimos que esas mayorías vuelvan a la normalidad, o el PP será incapaz de aprobar unos presupuestos", ha advertido el portavoz de Ciudadanos.

Aguado espera que el PSOE-M se sume a las negociaciones sobre los presupuestos después de "20 años oponiéndose frontalmente", pero una vez que en Ciudadanos sean "capaces de alcanzar un acuerdo" con el PP. "(El PSOE-M) puede aportar mejoras, enmiendas o sugerencias que seguramente enriquecerá el texto y evitará esa posible debilidad del PP en la que a día de hoy está inmerso", ha apuntado.

Preguntado sobre la propuesta de armonización fiscal que hizo el Gobierno andaluz en la Conferencia de presidentes autonómicos y que rechaza el Ejecutivo madrileño, ha dicho que está de acuerdo en igualar "determinados" impuestos "a la baja". "De nada sirve meterse debajo del paraguas de España cuando luego no defiendes una unidad real a nivel fiscal, a nivel impositivo en España, o aspirar a armonizar fiscalmente Europa cuando en España hay 17 sistemas fiscales distintos", ha señalado.

En este punto, ha aclarado que defiende la "autonomía" de las comunidades "para marcar fiscalmente su rumbo", pero cree que debería haber un "consenso" para cubrir servicios básicos en España y, después, las regiones podrán tener la "capacidad para aumentar o bajar determinados impuestos propios".

CIFUENTES ESPERA QUE LOS PRESUPUESTOS LLEGUEN A LA ASAMBLEA A PRINCIPIOS DE FEBRERO

La presidenta regional, Cristina Cifuentes, ha asegurado que el borrador del proyecto de presupuestos para 2017 está "muy avanzado" y espera poder llevarlo a la Asamblea a principios de febrero, y ha dicho que se redactará ya con un alto grado de consenso con C's en vez de buscar su apoyo a posteriori.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, Cifuentes ha admitido en rueda de prensa que tal vez fue "muy optimista" cuando calculó poder presentar las cuentas para este año en enero, pero ha confiado en que la tramitación parlamentaria se realice entre febrero y marzo de manera que el presupuesto esté aprobado en el primer trimestre del año.

La Consejería de Hacienda, ha dicho, lleva "muchas semanas" elaborando el borrador una vez conocido el techo de gasto y el objetivo de déficit marcado por el Gobierno central. Un borrador que, a diferencia del año pasado, quiere que esté ya muy consensuado con C's, algo que la formación naranja pidió y que Cifuentes ve bien, porque le parece "positivo" no esperar a la fase de tramitación parlamentaria para llegar a acuerdos.

"Ya se están sentando las bases, y seguirán las reuniones formales con Ciudadanos para analizar el borrador", ha señalado.

Sobre las condiciones que está exigiendo Ciudadanos para apoyar las cuentas, como wifi gratis en el Metro o un pacto en materia de Justicia, la presidenta ha señalado que es prematuro opinar porque hay que "sentarse con los papeles y ver partida por partida".

"El objetivo es garantizar el correcto funcionamiento de los servicios públicos, destinar los recursos necesarios para seguir estimulando el crecimiento económico y la creación de empleo, y seguir realizando una política social que garantice que ningún madrileño se queda atrás", ha resumido. Y ha afirmado que el borrador que ha elaborado la Consejería de Hacienda "va en ese sentido", por lo que ahora toca sentarse con C's y estudiar partida a partida. Porque, ha seguido diciendo, "los presupuestos no son una carta a los reyes magos. Cuando se quiere hacer algo, supone dejar de hacer otra cosa", y si Ciudadanos quiere plantear propuestas tendrá que especificar de qué otro lado se recortará.

"Los ingresos son los que son y los gastos pueden ser ilimitados, pero queremos cumplir los objetivos y contener los gastos que puedan ser más superfluos. Lo que no vamos a contener es el gasto sanitario, la educación y las políticas sociales", ha asegurado.