Constenación en Valdemoro por los 5 miembros de una familia fallecidos en accidente

El coche del accidente superaba los 50 km/h limitados en el tramo

Valdemoro decreta un día de luto oficial por los 5 fallecidos en accidente

Los cuerpos serán trasladados a Madrid para ser inhumados tras las autopsias

madrid

| 29.04.2013 - 09:51 h
REDACCIÓN

Los ayuntamientos de Valdemoro y El Pedernoso (Cuenca) han decretado luto oficial por la muerte de cinco miembros de una familia, tres de ellos niños, en el accidente ocurrido en la N-301 (Madrid-Cartagena), en el municipio conquense cuando se dirigían a la localidad madrileña donde residían.

Los fallecidos, que venían de Almería de visitar a un familiar, se dirigían a Valdemoro donde residía esta familia de origen dominicano, aunque los niños habían nacido en España.

El matrimonio era natural de la República Dominicana, y los tres menores habían nacido en España. La familia residía en el barrio del Río Nilo de Valdemoro y tenía una vivienda en la calle Goya de esa localidad.

Los plenos municipales de ambas localidades se han reunido con carácter extraordinario para expresar su dolor y condolencia por la muerte, en la tarde del domingo, de un matrimonio de 28 y 26 años, sus dos hijas de cuatro y ocho años, y otro niño de once años, familiar del matrimonio.

Además del luto oficial durante dos días, el Pleno del Ayuntamiento de El Pedernoso (Cuenca) ha acordado por unanimidad del PSOE y PP pedir al Ministerio de Fomento que tome "medidas urgentes" en el "punto negro" de la N-301 (Madrid-Cartagena) donde tuvo lugar el accidente sobre las siete de la tarde de ayer, al chocar lateralmente el BMW en el que viajan contra un camión articulado, cuyo conductor resultó ileso.

María de los Ángeles Baleriola, alcaldesa de esta localidad de La Mancha conquense de unos 1.200 habitantes, ha dicho a Efe que en el plazo de un mes han muerto seis personas, pues a las cinco víctimas del accidente de ayer hay que sumar la de un camionero hace cuatro semanas en el mismo lugar.

Según la regidora de este municipio, aunque la carretera fue arreglada hace cinco años, el tramo donde tuvo lugar el accidente, una curva muy pronunciada, no se eliminó, y está provocando muchos accidentes.

VELOCIDAD SUPERIOR A LA PERMITIDA

Las primeras hipótesis de la investigación apuntan a que el coche en el que viajaba la familia circulaba a una velocidad superior a los 50 kilómetros por hora, el límite establecido en el tramo curvo donde se produjo el siniestro.

Además, la investigación apunta a que fue el BMW el que invadió el carril contrario en una fuerte curva a la izquierda y chocó con el camión, quedando el coche partido en dos.

Los cinco fallecidos serán traslados a última hora de esta tarde al tanatorio madrileño de la M-30 donde serán incinerados por deseo de la familia, después de la autopsia que les ha sido practicada en el Instituto Anatómico Forense de la capital conquense, situado en el tanatorio de la Ronda de la Alameda.