Comunidad y sindicatos firman el acuerdo de reducción de horas sindicales

Recorta en 2.000 los liberados sindicales

Granados: Habrá 1,5 millones de horas sindicales menos al año y se ahorrarán 73 millones de euros

Los sindicatos, "insatisfechos" con el acuerdo para la reducción de liberados

madrid

| 16.02.2011 - 17:18 h
REDACCIÓN

La Comunidad de Madrid y los sindicatos UGT, CC.OO. y CSIT han firmado este miércoles un acuerdo por el que reducirán un 60% las horas sindicales, se recortarán unos 2.000 liberados y se pasará de 131 órganos de representación a 58, unas medidas que permitirán ahorrar unos 73 millones de euros al año, según ha informado el consejero de Presidencia Justicia e Interior, Francisco Granados. Para el responsable autonómico, este "acuerdo histórico" va en la línea de "racionalizar la representación sindical" en la Comunidad de Madrid, y las medidas concretas que finalmente se han fijado coinciden "básicamente" con lo que ya se preveía en la Ley de Acompañamiento, aprobada el pasado mes de diciembre, y con el Estatuto del Empleado Público.

Así, se reducirá el crédito horario por cada delegado sindical de las 75 horas actuales a las 40 horas que "marca la ley", y también se reducirá el número de centros de trabajo con derecho a representación con una "reestructuración del mapa electoral".

Esto supone que, mientras hasta ahora existían 131 órganos de representación de los trabajadores, ahora habrá 58, de los cuales entre 36 y 40 serán comités de empresa. En este punto, se ha conseguido un incremento con respecto a lo previsto en la ley, que era un comité por consejería (catorce en total), ya que todos los organismos con más de 250 trabajadores podrán tener comité.

"Estas dos medidas en conjunto suman aproximadamente dos tercios menos de crédito horario de los representantes sindicales en la Comunidad de Madrid, es decir, 1,5 millones de horas menos que van a tener esos representantes sindicales", ha resumido Granados.

MENOS LIBERADOS

Pero no sólo tendrán menos horas de función sindical, sino que los representantes de los trabajadores también serán menos, ya que se reducirá su número "en torno a los 2.000 interinos" con respecto a los aproximadamente 3.300 liberados que, según el Ejecutivo regional, existían hasta ahora --los sindicatos defienden que son muchos menos--. Esta reducción de liberados se notará sobre todo en los ámbitos de la Sanidad y la Educación, "que son los que más representación tienen", si bien Granados ha precisado que "en todos los sectores habrá reducciones".

Además, con la pérdida de liberados sindicales se ha conseguido "equilibrar un poco la representación entre personal laboral y funcionarios, que hasta ahora estaban mucho menos representados en esta Administración, lo que también es muy bueno", según el responsable autonómico.

En conjunto, la eliminación de liberados y la reducción de horas de trabajo de estos sindicalistas supondrá una reducción de entorno al 60 por ciento de la representación sindical, con lo que "el ahorro previsto para todo un año de unos 73 millones de euros", según el consejero.

"Durante estos meses hemos negociado por tanto todo lo referente a la distribución de dónde se hacían los recortes, el peso del recorte entre funcionarios y laborales, y qué órganos de la Comunidad tendrían representación sindical y cuáles no. Por ejemplo, si los grandes hospitales tendrían su órgano propio o si habría una representación única para toda la Sanidad", ha resumido el titular de Presidencia, Justicia e Interior.

Preguntado por el margen que la Ley de Acompañamiento dejaba a los sindicatos para negociar este acuerdo, Granados a reconocido que era "estrecho" pero que entre otras cosas las fuerzas sindicales han podido "decidir cuáles son los órganos de representación donde tendrán representantes sindicales y dónde no".

Además, aprovechando esta negociación los sindicatos han presionado para que se ponga en marcha "el marco negociador sobre un convenio que ya está vencido desde hace varios años". "Nosotros, lógicamente, hemos demostrado nuestra absoluta disposición a negociar un nuevo convenio. Es un avance más", ha zanjado Granados.

ACUERDO HISTORICO

Por todo ello, ha definido este acuerdo de "histórico", y ha señalado que "beneficia a los ciudadanos de la región porque racionaliza los derechos de representación legítima que tienen los trabajadores y supone un ahorro muy importante de dinero público".

"Quiero agradecer a los sindicatos ese esfuerzo de comprensión que han hecho sobre la situación económica que vive el país y la Comunidad, porque ha sido un esfuerzo muy importante y que el Gobierno quiere reconocer y agradecer", ha añadido el consejero, reconociendo así su "satisfacción".

Y es que desde que comenzaron los contactos sobre este asunto el pasado mes de noviembre, se han sucedido unas reuniones "muy duras y tensas", si bien para el consejero hoy "se han sentado las bases para unas mucho mejores relaciones entre el Gobierno y los sindicatos". S in embargo, no opinan lo mismo los representantes sindicales. Para el coordinador del Area Pública de CC.OO. de Madrid, Manuel Rodríguez, este acuerdo es histórico porque "supone un recorte sin precedentes en los derechos sindicales en la Comunidad de Madrid".

Tras reconocer que no se siente nada satisfecho con los términos acordados, ha indicado que los sindicatos se han sentido "casi forzados" a aceptarlos, dado que ya estaban incluidos en una ley aprobada en la Asamblea de Madrid y que, "en democracia", hay que "respetar y cumplir". Así, deberán aceptar un recorte de entorno al 70 por ciento en los 300 liberados que dice tener este sindicato, por lo que "se puede mantener el trabajo y la estructura de la organización", que da cobertura sindical a "más de 150.000 trabajadores en más de 5.000 centros de trabajo de toda la Comunidad". "Así que esto nos perjudica, nos dificulta, pero nos deja seguir trabajando. En peores condiciones que las que teníamos, pero tendremos que redoblar nuestros esfuerzos para seguir representando y ayudando a los trabajadores", ha asumido.

Además, ha hecha hincapié en que "se han mejorado las relaciones institucionales para las organizaciones con presencia en las mesas sectoriales". "Hemos minimizado de alguna manera los recortes que recoge la ley de acompañamiento, y queremos que esta negociación sirva como punto de inicio para retomar las negociaciones en el ámbito del convenio colectivo, que lleva prorrogado desde el 31 de diciembre de 2007 y necesita adaptaciones normativas y legislativas", ha indicado.

Además, ha reclamado "avances en las negociaciones sectoriales sobre el personal docente, estatutario, de justicia, funcionario* y que se desatasque la negociación en la Comunidad y se avance en las ofertas públicas de empleo".

Por su parte, el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT-Madrid, Santiago Tamame, ha coincidido en que el acuerdo "no satisface" pero ha apostillado que "más vale un acuerdo regular que un buen conflicto".